jueves, 8 de diciembre de 2016

LO DEFINITIVO

   "No sabes lo que dices -respondió el ángel-. No existe la tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser: sólo necesitas saber distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo.
   -¿Qué es lo pasajero? -preguntó Elías.
   -Lo inevitable.
   -¿Y lo definitivo?
   -Las lecciones de lo inevitable.
   Diciendo esto, el ángel se alejo.

Paulo Coelho - 'La Quinta Montaña'.

* * * * *

   Aprender a desaprender el apego a lo pasajero nos trae lo perenne. Dejar de dolerse por lo acontecido y vivir en valiente aceptación, atento más en servir que en ser servido, en amar más que ser amado, en ofrecer alegría más que en buscarla, en confortar más que en ser confortado..., es la actitud correcta de quien, sin tibieza alguna, quiere conocer el Amor, la Verdad y la Vida; pues, lamentarse por lo ya ocurrido, gemir por lo ya a todas luces inevitable, es estéril remembranza que llena el presente con las amargas lágrimas de la frustración y el resentimiento que impiden ver con claridad un porvenir limpio de la condicionada proyección del pasado.

   Cuando el gozo del espíritu sea definitivo y no fruto del vaivén de los acontecimientos se habrán aprendido de verdad las lecciones de lo inevitable para soltar con convicción el oculto deseo de tragedias que acontecen, sí o sí, por la búsqueda insensata de éxito personal. La humildad vive las tragedias para no repetirlas, admitiendo que más allá de sus configuraciones espacio/temporales hay una paz que las trasciende, y a la que uno puede sumarse de inmediato para realizar aquello que se debe, dejando atrás aquello que se deseaba. Ama, no juzgando aquello que no conoces en esencia; y ahí, en esa actitud receptiva, paciente y sencilla, las lecciones del Amor, la Verdad y la Vida, se aprenden rápido. Viendo la razón de ser de todo lo pasajero como lo que es, un medio de enseñanza facilitador del aprendizaje total acerca de lo que es definitivo y de lo que no lo es... un apreciar sólo, y de todo corazón, lo definitivo por un abandono libre y resuelto de todo aquello que es pasajero.

¡Despierta del letargo de lo egoico!
La Plenitud es lo definitivo, 
Eso que hay que aprender en la inevitabilidad de lo pasajero.
Las tragedias y sus afanes de triunfo pasan...
es el fracaso del ego sin paliativos 
lo que nos devuelve a la consciencia una del espíritu.

¡Bendiciones maestr@ de Dios!
Todo va bien, aquí y ahora, en esencia y en verdad.
Da de corazón y recibe la plenitud de lo inacabable,
el Amor es infinito y todos somos uno en Él... 
Enseñarlo es aprenderlo.

Lo definitivo espera con paciencia infinita la inevitable disolución de lo pasajero.
Namasté.


KHAAM-EL




La Plenitud es ahora, y ya es aquí, porque es siempre...
déjate envolver por su dulce melodía de vida eterna...
la vida definitivamente es del espíritu, nunca de la trágica carne.
Sé, pues, feliz... vive en paz, lleno de Amor, sin miedo alguno que valga, 
y enjuga todas las lágrimas del mundo con la fuerza del espíritu.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

EL HÁBITO DE ILUMINAR RUTINAS, ILUMINA LA MENTE - AUDIO

   Adjunto el audio de una charla, a continuación de este preámbulo, en la que abordo la cuestión inexcusable de adquirir, con consciencia y libertad, el hábito de contemplar el rutinario funcionamiento de la mente conceptual, para poder, con paciente actitud, reconocer la ilimitud del ser y no identificarlo más con los pensamientos que en ella van y vienen.
   Cuando la consciencia comienza a ser consciente de sí misma, y principia a ser completamente honesta respecto a los pensamientos que alberga y a las comparaciones que establece con lo que percibe, descubre la ignorancia que se escondía tras lo rutinario de sus creencias. Empieza, entonces, a notar que su anhelo de libertad estaba mal dirigido. Porque al dirigirse hacia fuera, en vez de buscarla dentro, traía inercias de supuesta seguridad personal, que cegaban su comportamiento, cayendo en una inconsciencia que se hacía pasar por lucidez, y que generaba mucho más sufrimiento que felicidad, mucha más opresión que liberación. 
   Por ésto, adquirir el hábito de iluminar rutinas, ilumina la mente devolviéndola a la realidad, al despertarla del sueño del ego. Hallando distensión en medio de la tensión, sintiendo alegría y esperanza aún asediado por inclementes penurias, y vivenciando la plenitud mientras se disipan ilusiones y deseos, según la luz de la verdad acaba con la oscuridad de lo falso. El ego es, así, desenmascarado y desechado sin contemplaciones, pues la luz ha llegado a la consciencia. Al fin íntimo sosiego y profunda dicha, mientras la muerte se desvanece ante la vida eterna del espíritu. La rutina de identificarse con la carne termina para siempre mediante el hábito, libre y voluntario, de concienciar la consciencia de ser, ahora, aquí, plenitud y vida, en la presencia pura de estar siendo totalmente presencia presente.

KHAAM-EL


martes, 6 de diciembre de 2016

VERBO CREADOR



   La forma se santifica en la transparencia de una mirada limpia, libre de todo juicio pasado, sin fantasías futuras. centrada en un presente que se eterniza en un flujo de bienaventuranza de espíritu que transforma el tiempo en una herramienta de trascendencia... regresando, después de todo después, a antes de todo antes.

   Toda la Creación de la Divina Unicidad es una gloriosa sinfonía, un agradecido canto de alabanza. es ritmo y danza... bendita melodía, sagrada vibración... luz... la eterna luz del Amor.

   La Verdad se expresa en las palabras y más allá de ellas.
   La Verdad se expresa en los silencios y más allá de ellos.
   La Verdad se expresa en las acciones y más allá de ellas.
   La Verdad se expresa en los descansos y más allá de ellos.

   La Verdad fluye como un manantial de vida eterna en ti, en mí, en todos y en todo... pues la Verdad en constante acción es nuestra naturaleza real, íntima y sagrada. Escucha, escucha la Palabra, la Palabra Creadora... escúchala con el santo oído interno.

   Todo, absolutamente todo, vibra en Dios.

   Atiende con devoción y permite que tu sitio te sea revelado por la excelsa cadencia de la santísima melodía que a todo le canta con igual candor. No temas, todo te irá bien si sigues el canto de la Verdad y el Amor.

   Nuestra función aquí es sentir el latido del Verbo Creador hecho sustantivo; o, lo que es lo mismo, sentir plenamente el Espíritu hecho sustancia de expresión fraterna. Desechando cualquier discordia y eligiendo la comunión de la relación santa para que todo revele su liberador significado último; buscando siempre lo esencial y eterno, lo pacífico e inclusivo, difuminando esa proyección egotista, distorsionada y volátil, resultado de un pensamiento segmentador.

   Siente el latido del Verbo Creador palpitar, con fuerza irrefrenable en tu corazón valiente y lleno de Amor, y lo sentirás palpitar en todos y en todo. En cualquier adjetivo, pronombre, adverbio, etc, vislumbrarás el núcleo mismo del Verbo Creador que los sustenta (traspasando todo humano vocabulario); pues, más allá de las diferencias, sentirás el rítmico curso eterno de la esencia vertiéndose milagrosamente sobre todos tus referentes, conceptos e ideas, transformándolos y purificándolos hasta que sólo quede lo permanente e indiviso, lo santo y bendito.

   La vida tan sólo parece complicada en su superficie, en la diversidad de sus relativas percepciones; más, en su sustancialidad más honda, la vida es simple por su indivisa sencillez... vive en paz, no sigas al miedo en sus dementes consejos iracundos, y lo obvio se hace patente en el instante presente si sabes contemplarlo sin prejuicios... la vida es del espíritu, no de la carne. No apego es libertad... siente el poder de la vida eterna que actúa en armoniosa y bella danza, sin aspectos disruptivos ni interrupciones... Aquí, ahora, así, la consciencia torna a reconocerse eterna, bienaventurada e íntegra... en amorosísima plenitud.

   La Compleción del Verbo Creador en Su Inseparable Creación es Plenitud... y tú, y yo, y todos, en esencia y en verdad, somos sempiternas notas en esa santísima Voz que pronuncia ese sublime canto de inefabilidad y vida eterna. No seas, por más tiempo, ni tibio ni pusilánime y únete de nuevo al jubiloso canto de ininterrumpida bendición.   Namasté.

KHAAM-EL




   Fluye en la Creación con Amor y revive a lo eterno como antes de todo antes.

lunes, 5 de diciembre de 2016

TAN SÓLO LO ETERNO...



Es el mundo como la espuma
espectacular y difuso, 
breve y hermoso; lleno de furia
como un desbocado corcel
perdido entre tupidas brumas...

Es un frágil prisma de cristal
devorando haces luminosos
con inmoderado apetito
y cuyo resultado es siempre
una fascinante distorsión
que embelesa a los sentidos...

Es disfraz cubriendo la entraña
sintiendo cierto lo aparente
y todo aquello que es tangible
aparece como las brasas
ardiente, brillante y fugaz...

Todo, ¡absolutamente todo!
Todo, sin duda..., todo aquello
que tú ahora contemplas
será pasado, arena y polvo;
una frase escrita en el flujo
inconexo de la memoria...

Parece caminar la vida
junto a la tenebrosa muerte.

Más...

Escucha el clarín de la Vida
que te exhorta a la claridad,
señalándote tu buen rumbo
como una magnífica brújula
en medio de penas y riñas
que ciegan como el más denso humo...

El gélido invierno del miedo
que entumece el corazón
con dudas, deseos y angustias,
tras un galope vigoroso
que del alma surge con fuerza
halla perenne primavera
en la plenitud del espíritu.

Tan sólo lo eterno... lo pleno
se sabe feliz y en libertad.

Tan sólo lo eterno... el Amor
es verdadera vida y sustancia.

Tan sólo lo eterno... lo puro
es alma esplendente e infinita.

Tan sólo lo eterno... tu Ser
se sabe, sin duda, en libertad.

KHAAM-EL





Recuerda quién eres en esencia y no te dejes abatir por le vaivén de lo efímero.
Persevera en tu senda a la libertad... hacia ese encuentro interior con la infinitud del Ser.

domingo, 4 de diciembre de 2016

LA SOLEDAD NO EXISTE

   Es difícil lo difícil porque se pretende que así lo sea. Simplifica. No te apegues a los deseos, ni a lo especial. No quieras poseer ningún horizonte por bello que te parezca, pues éstos se alejan cuando te diriges hacia ellos. Comparte lo sencillo y puro... de igual a igual, ahora, aquí, en el presente. Querer agarrar la felicidad la ahoga... confía y suelta, da espacio a la expresión viva del espíritu... danza en libertad... canta sin miedo y bendice cada instante... ve hacia lo santo, hacia lo íntegro, hacia lo compartido sin interés particular, únete con todos en un mismo latido de Amor... Dios nos llena el alma de bienaventuranza para que ésta se extienda con holgura por todo el orbe, hacia todo y para todos. Descubre, comprende y extiende: la soledad no existe porque Dios siempre es en/con nosotros.

   Comparte lo esencial y lo banal dejará de angustiarte. Ábrete a lo infinito, no te encierres en personales memorias de victimismo que te atacan sin piedad al atacar para defenderte. Aferrarse a una relación especial, a un intercambio de pasión y dolor, a la mezcolanza de intereses contrapuestos en busca de un encaje irrealizable, es el más grande de los desencajes, la mayor de las angustias, el desencanto más tremendo, un descomunal absurdo intentando pasar como algo lógico; únicamente, por querer tener razón en mantener una supuesta compañía que no acompaña, ya que intentar unir diferentes puntos de vista, que compiten entre sí por cumplir antagónicos sueños particulares, es una situación a todas luces imposible.

   Hay que soltar el miedo. No buscar relacionarse para tapar una punzante sensación de soledad y, con coraje, encarar la vida de frente, día a día, paso a paso, con consciencia consciente de ser consciencia... el mundo no es un límite salvo que nos encerremos en una burbuja de ensoñaciones que fabrica horizontes inalcanzables que nos separan del presente, de la radiante belleza del alma enamorada de amar, de la comunión inmediata con la totalidad. de la indivisibilidad con lo universal y pleno. 

   Que tu propósito inquebrantable sea el Amor de verdad y éste aparecerá espontáneamente, de manera natural, sin dificultad alguna; y te acompañará siempre, sin esfuerzo, sin necesidad de fingir lo que no se siente, llenándolo todo de alegría y paz de espíritu. Todo va bien cuando se busca el bien de todos. Sin egoísmo hay perdón, y, en el perdón, se encuentra de inmediato la felicidad... la libertad de ser y vivir sin miedo... con confianza, honestidad, paciencia y generosa disposición a compartir de corazón a corazón, de Hijo de Dios a Hijo de Dios, en la bendita relación santa que ilumina el presente con la plenitud de la eternidad.

KHAAM-EL




Atraviesa los límites del apego y encontrarás la libertad.
No agarrarse a lo especial sana la opresiva sensación de soledad 
al abrir el corazón a lo infinito.
Sí, amig@, Dios mora en tu corazón... en nuestros corazones.
Ama sin medida y estarás pleno.

Letra de la canción de Gilbert Becuad 'La solitude ça n'existe pas':

La soledad no existe x4

En mi casa no estoy más que yo.
Sin embargo no me asusta,
radio, televisión, están ahí
para darme tiempo y hora.
Tengo mi silla en el Café del Norte
Tengo mis compañeros de raqueta
Y cuando hace demasiado frío afuera
voy a las monjitas de los corazones

La soledad no existe x2

Tal vez aun unos pocos lobos
algunos desafortunados cerdos
algunos bufones, algunos locos
algunos poetas anticuados.
Pero siempre hay alguien para alguien.

Siempre hay un colectivo.
No, no está hecho para los perros
el Club Mediterráneo.

La soledad no existe x2

Te equivocas nena
si piensas que estoy desesperado.
Mi naturaleza aborrece el vacío,
el universo te ha reemplazado.
Si quiero puedo ir lejos
a Hawaii, a Woodstock o a otra parte
y encontrar por millares
a quienes cantan por no tener miedo.

La soledad no existe x4

sábado, 3 de diciembre de 2016

HAZ QUE LOS PUNTOS SUSPENSIVOS SE CONVIERTAN EN PUNTO Y FINAL - AUDIO

   Bajo este escrito adjunto el audio de una charla en la que incido en la bendición que es no querer seguir más por la senda de la demora, esa que se empecina en fabricar y perseguir inacabables sueños.
   La respuesta de respuestas, esa Respuesta definitiva a todas las preguntas que generan, con sus parciales respuestas, todavía más preguntas, es dejar de darle significado al miedo. Parar de ir tras imaginaciones y fantasías que fabrican un sueño de sueños, al no seguir el impulso ciego de los deseos que viene acompañado con el temor a no conseguirlos. Aquietarse y buscar en lo interior la conexión inmediata con Divino, para escuchar Su solución perfecta, es la ruta segura hacia el fin de lo aparentemente interminable. La que acaba con todos esos principios que terminan en otros principios que, una y otra vez, recomienzan de múltiples maneras, dejándolo todo en suspensiva incertidumbre de personal ansia.
   Atravesar las adversidades con alegría y confianza, viviéndolas en la paz de Dios, siguiendo lo santo y puro con determinación, nos conduce al final de finales, a la plenitud del ser, a la eternidad de la vida del espíritu, experimentando Su certeza en nuestros corazones.  Y, entonces, conoces; entonces ves más allá de las apariencias, sabiéndote bendecido por esa corriente milagrosa de Consciencia Unificada que, de múltiples maneras, va llegando a todas las mentes que se imaginan separadas por cuerpos, y les invitas a que pongan el punto y final a sus puntos suspensivos... para que vivan ya en el Amor y abandonen el miedo, para que dejen los resentimientos y descansen en el perdón, para que todas sus penas y ansiedades culminen en una dicha y paz inacabables, para que no se identifiquen más con sus cuerpos y recuerden su espiritual esencia eterna.
   Vive siempre, pues, desde el final, desde esta Respuesta de respuestas, y no generarás más principios de dolor a tu vida... serás, de nuevo, libre en la Vida indivisa y santa, en la vida que no conoce separaciones ni diferencias, que trasciende nacimientos, muertes, tiempos y circunstancias, colmándolo todo en el perfecto Amor de Dios.

KHAAM-EL


viernes, 2 de diciembre de 2016

NO TENGAS MIEDO DEL MIEDO Y ENCONTRARÁS EL AMOR


   No tengas miedo a que el miedo venga o te acosará desde los más ocultos recovecos de tu mente. Deja que venga y míralo de frente... va a venir de lo más escondido de ti, porque él es tus defensas, tu cálculos y ataques, que dicen querer evitarte posibles caídas; te vas a aterrar, porque lo que crees que son tus bondades, tus méritos o puntos fuertes, sólo es engreimiento y disimulo, al igual que muchos supuestos puntos débiles trazan el camino a la libertad. Eso es lo que hace que ahondar en la verdadera meditación sea tan inusual. En realidad meditar no es para nada complicado, se trata, tan sólo, de observar con ecuanimidad y constancia la propia mente, y todo aquello que no sea paz, plenitud y dicha, dejarlo pasar como irrelevante.

   Pensar, por ejemplo, en lo siguiente: -es que debo ser bueno, porque si me amoldo a mi entorno más cercano seré considerado bueno y, al ser bueno, me querrán y, al quererme, conseguiré lo que deseo; más para tener éxito en semejante empeño debo hacer ésto y éso, y dejar de hacer aquello otro, y, finalmente, al fin de mis días, podré ir incluso al Cielo (si es que existe).  Esta manera de razonar, o cualquier otro plan de pareja estructura mental, nunca te traerá paz ni alegría, ni mucho menos la plenitud del Amor. Si meditas de veras, lo verás de inmediato. ¿Te ponen tenso estas líneas que acabas de leer? Si no te alteran, perfecto, sigue ahondando en la consciencia, disfruta del sosiego de ser ahora; más si te han agitado, alégrate de ver con claridad lo que quiere oscurecerlo todo, esa guerra interna provocada por el sistema de pensamiento personal. Contemplarlo y no entrar en su juego macabro es el fruto de la meditación.

   Sigamos, si gustas: lo contrario al Amor es el miedo, ¿tienes miedo? Si hay miedo uno no puede conocer desde esa actitud, al Amor. Se tiene que resquebrajar, agrietar, desmoronarse por entero, semejante sistema de pensamiento; puesto que todo lo que pienses del Amor desde el miedo, nunca será el Amor.

   Mira de frente al miedo para que te des cuenta de que no eres él. Imagínate que este es tu último día en este mundo, te quedan unos minutos, unas horas tal vez, pero, atención, no te lo sugiero como un mero ejercicio intelectual, te lo digo para que te metas totalmente en la piel de esa situación; insisto, te quedan, pues, unas horas como mucho, ¿tienes en realidad miedo del futuro o es más bien del pasado? Ahonda, medita... (concédete un momento de verdadero silencio)... y verás que es el pasado lo que más te inquieta, un pasado proyectándose hacia un futuro incierto. Ahora realicemos el ejercicio a la inversa, imagina que te quedan muchos, pero que muchos años por delante, y, la misma pregunta, ¿tienes miedo al futuro o al pasado? Indaga, profundiza... (date un espacio de contemplación)... comprobarás que también es miedo al pasado lo que te agita. Porque tanto la muerte inminente, como una enfermedad o mil posibles problemas a un supuesto largo plazo, únicamente pueden afectarte si previamente los has pensado en tu mente o los has percibido en otras situaciones anteriores, ya sea en ti o en otros. Luego, sólo contemplas el pasado cuando te mueves impelido por las memorias personales. El miedo es la angustiosa sensación de que tus sueños se rompan en mil pedazos... una pesadilla que te acompaña en el presente y que te impide verlo en toda su pureza, al tenerte distraído con sus truculentas historias pretéritas dando vueltas y más vueltas en tu mente. Por eso, nadie que le dé significado al miedo vive realmente en el Amor presente sino en un ayer que se repite en el futuro. Permite que el mundo te parta el corazón, deja que tus sueños se derrumben, pero, por favor, esto es esencial, sigue enamorado. Y vivirás milagros que sanarán tu temor y tu dolor, tu recelo y tu ansiedad. Cuando hay Amor, el pasado y el futuro se disipan para que el ahora brille en plenitud. Contempla con coraje y honestidad el desarrollo de tu vida, ¿no es cómo una gran roca que, según avanzas, se agranda y te aplasta cómo en el mito de Sísifo? Vas a cuestas con una montaña de ideas, con un pesadísimo fardo de creencias y suposiciones, de desconfianzas y tácticas; confía en el Amor y perdona el discurso proveniente del miedo, no le des más significado, abandona lo que tensa y agobia. ¿Recuerdas las palabras de Cristo? "Venid a a mí todos los que estéis cansados y agobiados, mi carga es ligera y mi yugo llevadero". Confía en el camino del Amor y el perdón, vive presente y lleno de fe... notarás como la enorme roca de ideas que el ego quiere que lleves se va resquebrajando, deshaciéndose a cada paso que das en dirección al presente, a la consciencia totalmente limpia de interpretaciones personales y juicios interesados, y, de súbito, la luz de la Verdad ilumina la vida desde el centro mismo de tu ser, en comunión con la Divina Unicidad... viviendo ahora, siempre ahora, aquí, sea cual fuere la circunstancia en que te encuentres, lleno de fe, de eternidad, de dicha y paz infinitas... despertando, de nuevo, al Amor.

KHAAM-EL




Mira el miedo del mundo, tu propio miedo, de frente...
tú no eres él... nadie es él.
Llora tus lágrimas, las lágrimas del mundo, 
cayendo en cascada sobre ti, sobre todos,
hasta que veas que no tienen significado en lo eterno.
La Vida Eterna es una madre amorosísima
que nos despierta dulcemente de nuestro sueño de soledad y muerte.
Vive, pues, sin miedo en medio de todo lo que acaba y encuentra el Amor.
Sabrás que lo que acaba realmente nunca empezó.
Mirarás a la tristeza con los ojos del perdón,
a la astucia le darás inocencia,
en el conflicto optarás por quedarte en paz 
y acompañarás a la soledad para que sepa que es una sensación imposible.
Cántale a la muerte una canción de despedida
y retorna a la eternidad.

jueves, 1 de diciembre de 2016

TOTAL ENTREGA A DIOS

   Para que los milagros vengan a tu vida y sean tan naturales como el respirar, abriéndote el camino al Cielo, se debe soltar todo apego a la manera de pensar egoica; no dándole más crédito a los planes personales para lograr éxito. O es el bien para todos, o no sirve de nada lo aparentemente logrado por una parte frente al resto. Lo dividido siempre acaba derrumbándose en su propia incompletud. El ego es temor de muerte, jamás vida verdadera, santa y plena.

   Te animo, por lo antedidicho -si libre y voluntariamente así lo crees conveniente-, a la siguiente plegaria que te encaminará en la dirección de retorno al Cielo, porque nunca está de más renovar la disposición a la total entrega a Dios,:

   -¡Oh, Dios! renuncio a todo por Ti. No sé regresar a Ti porque todo me distrae. Labora en mí y envíame Tu Santo Espíritu para que todo eso que me distrae sea apartado y torne a ser uno Contigo; ya nunca más un yo separado de Ti, imaginario, débil e interfiriendo con todo. Ayúdame. Sálvame y salva a través de mi entrega total de todo; porque si no, al yo querer controlarlo todo de manera personal, seré un estorbo para el Bien del Espíritu. Ya que le había dado a todo lo que veo, el hueco significado que tiene para mi interés particular y egoista. Y la percepción del ego es una perspectiva errónea por su limitación y tendenciosidad; luego todo lo que yo opino, desde esa óptica desenfocada, está equivocado, es una distorsión de lo real, una mera imaginación tomada por realidad, un absurdo tremendo. Por eso, no quiero seguir ni a los deseos ni al miedo, que parecen diferentes y son lo mismo. Quiero perdonarlo todo, según el verdadero perdón que Tú estableciste. Quiero poner fin al sueño de conflicto en el que me veo envuelto de la única manera que es posible; es decir, a Tu manera y no a la mía.
   ¡Gracias! Por Tu Gracia... te pido ésto de todo corazón. ¡Gracias por escucharme y contestarme! De ahora en adelante que mis palabras sean sólo Tu Palabra y mis acciones una expresión viva de Tu santa Voluntad, porque consagro totalmente mi vida a Ti para retornar al Cielo junto con mi prójimo, que es uno conmigo en esencia y en verdad. Y, definitivamente, en Tus manos encomiendo mi espíritu... mi vida es toda Tuya.   Amén.

KHAAM-EL




   Al igual que un músico totalmente entregado a la música desaparece en ella, para ser puro ritmo y pura melodía, transformándose en/por ella en perfecta paz y alegría; entrégate por entero a Dios y sé uno en/por Él, para ser puro Amor... infinito Amor y Plenitud, transformándote -por Su Gracia- en lo esencial y eterno, al abandonar lo irreal y superfluo.    Bendiciones.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

CONTEMPLAR EL PROPIO DOLOR SIN DOLOR LIBERA DE TODO DOLOR - VÍDEO

   Tras este escrito incluyo un vídeo de una charla en la que ahondo en lo liberador que es contemplar el propio dolor con desapego para poder así encontrar la dicha y la paz que tanto se anhelan.
   Abre bien tus ojos y oídos, y contempla y escucha todo lo que hay a tu alrededor, ¿es percibido como separado de ti? Eso indica que hay dolor; ya que lo separado genera inevitablemente la sensación de carencia y angustia, puesto que mirar y describir partes las subdivide aún en más partes que conceptualizan todo, trayendo más y más conceptos en cascada que definen y limitan pero que no conllevan jamás plenitud o dicha.
   Hay que indagar en el significado de la percepción para poder ver el propio dolor sin dolor e ir más allá de él. Todos los rishis, maestros y sabios, todos los buscadores de la verdad, han recorrido la misma senda interior que tú comienzas a seguir. La luz de la consciencia contempla lo sin significado y lo trasciende. Permanecer ecuánimes en el presente, aceptando que lo pasajero pase y prestando toda la atención a lo eterno, a lo esencial, a la consciencia misma, libera del apego a lo impermanente y acaba con el sufrimiento. Sin proyectarte hacia afuera para nada, eso que trasciende tiempos y circunstancias, sucede... lo consciente de concienciar emerge de entre la niebla de lo personal... la luz brilla en un ahora libre de juicios... lo universal siempre ha estado ahí; simplemente era la distracción de lo egoico la ilusión que generaba el dolor y la apariencia de surgimiento, cenit, declinación y muerte.
   Contemplar el sufrimiento sin sufrimiento es el cese de todo sufrimiento porque desidentificarse de un supuesto sufridor separado de la completitud de la vida eterna del espíritu, trae de inmediato la vivencia de lo real, infinito e indiviso.

KHAAM-EL



   Despertar de la ilusión de un buscador que busca la verdad, permite contemplar el apego al miedo y al dolor con suficiente distancia como para desapegarse de ellos... entonces la verdad brilla exactamente aquí, precisamente ahora, en la plenitud del Ser.

martes, 29 de noviembre de 2016

RECONOCER EL ERROR FACILITA SU CORRECCIÓN


   No seas fanático poniendo el poder afuera o engriéndote sobre el común. No pienses pensamientos ajenos ni te adhieras a creencias por el mero hecho de la cantidad de seguidores que tienen, ni tampoco quieras relucir a costa de los demás o, más pronto que tarde, te sentirás en tinieblas. Recapacita y endereza el rumbo de tu vida si ésta sigue la ruta de lo personal. No seas ciego a la verdad ni sordo a la voz íntima del alma. Reconocer el error facilita su corrección. Ser consciente de la inconsciencia que supone identificarse con el ego es fundamental para disiparlo por completo. Reconoce que cuando eres una marioneta de los deseos y temores estás ciego a lo esencial. Pide luz, a lo eterno y puro, a los sustancial e inclusivo, si te encuentras en semejante tesitura. Reconoce la ignorancia de la identificación con lo personal y pide, por encima de todo, la verdad. Búscala en lo interior, en tu propia mente, en lo más hondo de tu corazón. Reconoce que si te identificas con ese yo transitorio los placeres que obtienes siempre acaban en hastío y dolor; los conocimientos que adquieres siempre traen nuevas preguntas, nuevas duda, más incertidumbres; los éxitos que consigues siempre acaban en olvido y fracaso... Reconoce que contra más relaciones estableces más cuenta te das de la soledad de los cuerpos. Reconoce que cuanto mayores son tus defensas rodeándote de seguridades y confort más fallos ves en esas defensas que fabricas, viviendo obsesionado por el posible peligro que te arrebate lo protegido. Reconoce que escuchar al deseo y al miedo como consejeros es un error tremendo, porque esperar lealtad de lo desleal es suicida. Reconoce que querer ser feliz en lo que nace para morir es desdicha e incongruencia. Reconoce todo ésto y habrás dado un paso gigantesco para que desde el silencio de la mente, desde no darle significado a esa barahúnda de pensamientos personales obcecados con lo impermanente, desde lo confiado, humilde y sencillo pueda surgir lo obvio, lo claro, la evidencia inmediata de lo intemporal, la plenitud del espíritu, ese gran descanso en medio de tantas batallas.

   Ahora, en la abdicación a toda lucha y justificación, hallas perfecto remedio... esa paz infinita que mana desde lo más sagrado de ti, está a cargo de todo lo que haces. Ahora, ella, lleva esas aparentes batallas a su conclusión definitiva; ya no vas por el mundo queriendo obtener algo especial ni huyendo de tus temores proyectados allende tus límites perceptivos. No acumulas defensas, se acabó el ataque. Ahora vas dando testimonio, congruente, feliz, con generosa actitud, de que identificarse con lo impermanente es el error de pensamiento a subsanar y das tu vida transmitiendo este mensaje de salvación, entregando gustosa y continuamente tu vida impermanente con el corazón lleno de amor, sin esconderlo ni protegerlo, sin temor a que lo partan en mil pedazos. Ser esencial dando lo esencial termina con lo superficial e insignificante. Sabes que algún día lo caduco ha de desaparecer y estás atento a lo permanente, a lo santo y pleno. Sin prisa y sin pausa, extiendes este mensaje de eternidad, de espíritu que trasciende toda carne y todo tiempo, que ahora es uno en ti... sabiendo, como mensajero, que tú no eres el importante; lo importante es el mensaje que el mensajero trae. Y sabes que transmitirlo hasta el final es el principio a la vida eterna, la vuelta al Hogar celestial, el retorno al Amor y la Verdad, tras un encuentro interior con la infinitud del Ser... Dentro, muy adentro, lo ilimitado. ¡Bendiciones! Todos somos comunión en 'No dos'... en Dios Vivo, en lo Nirvánico... puro Tao, Sat-Chit-Ananda... Brahman, el Absoluto, la Divina Impersonalidad... Inconmensurable Completitud Bienaventurada.

KHAAM-EL




Medita y asciende por encima de los errores de pensamiento.
Ahonda con honestidad y constancia en los recovecos de la mente,
reconocer el error de lo personal es el remedio que nos devuelve a lo universal.
No hay egos en la realidad indivisa, la Verdad es una y para todos...
profundiza en lo esencial de este mensaje,
transmitirlo con sinceridad y desprendimiento lo convierte en viviencial.

lunes, 28 de noviembre de 2016

EN LIBERTAD


   No se medita para liberar a un yo determinado; en sí misma, la meditación, es la liberación de cualquier identificación con un yo determinado. Al igual que no se ora para conectarse con Dios, sino que la oración sincera es ya, en esencia, la conexión con lo divino.

   Rendir el apego a lo personal conlleva vivenciar de inmediato lo universal. La libertad se encuentra en lo interior; buscarla afuera es atraparse en unas circunstancias paradójicas que buscan y buscan para no hallar jamás, enredándose en una madeja irresoluble de comparaciones limitantes que traen sufrimiento y desesperación. Recapacitar y desentrañar el origen de los mal llamados pensamientos propios libera de la ilusión de lo especial y diferente como camino a la dicha y que, inexorablemente, no conducía más que a la desdicha y el infierno. Descubrir que los límites los fabricaba uno mismo con sus juicios, creencias y recelos particulares, deshace el enrevesado entramado de pensamientos desconfiados, comenzando así el feliz vuelo hacia lo sencillo, fraternal e ilimitado. Ser ahora con consciencia es ser pura consciencia siempre. La unicidad es lo primordial. 'No dos' es la ciencia definitiva, el yoga supremo, la religión consumada, la dinámica quietud de ser lo intemporal y esencial en perfecta comunión. Ahonda. Una vez despierto se es completamente libre del hechizo del ensueño.


   Lo transitorio jamás afecta a lo perenne. Lo que se tiene en el mundo nada tiene que ver con lo que Es. Acepta perder lo perdible. Quédate desnudo en el corazón... con la mente en silencio, con el alma toda al descubierto. Rompe las apretadas cadenas del rutinario pensar. Traspasa los horizontes sin tibiezas... lánzate a la vida sin protección. Confía y sal de la prisión de la búsqueda de confort. Mantén la fe, los tropiezos nos infunden coraje cada vez que nos levantamos. Simplifica. El cuerpo y su intelecto no pueden condicionar realmente a la sabiduría del espíritu. El miedo desaparece por completo en presencia del Amor, mostrando que la muerte es sólo un sueño sin significado ni realidad. Nada te retiene ya en los límites de lo egoico, ni deseos, ni temores, ni juicios, ni creencias. Vuela... Vuela... Vuela... sé sin condiciones y comparte esa incondicionalidad sin tardanza... Ama... Ama... Ama... No hay sufrimiento que sacuda la plenitud del ser, ni conflicto, por monstruoso que parezca, que desestabilice la paz de espíritu. Contempla como se contempla el contemplar... y la pura contemplación será un perfecto presente libre de ilusiones. Luz al final del camino en el tiempo. Eternidad. Sumo Bien. Indescriptible bienaventuranza. Dios. Nirvana. Verdad. Tao. Inefabilidad. Sat Chit Ananda.

   La libertad no se alcanza ni se logra; se reconoce donde siempre ha estado, en la consciencia plena de ser Amor infinito, eterna libertad.

KHAAM-EL




Buscar de verdad la Libertad te la trae de inmediato en el corazón.

domingo, 27 de noviembre de 2016

VIVIENCIA EL PRESENTE


Mírate sin suposiciones, 
perdona tus juicios y acéptate.
Sal a la vista de ti mismo.
Contémplate con claridad,
nada tienes que ocultar.

Los milagros se ven en la luz.

Desde lo interno se aclara lo externo.
Que ningún miedo te quite la alegría.
Que ningún ansia te saque del presente y de la vida.
Que ninguna ilusión te nuble la plena mirada del espíritu. 

Descubre la Verdad que mora en tu alma
y te hace libre de las cargas de lo divisor
al unificarte con toda la existencia ahora.

Tú sólo eres en el presente.
Este instante en su ilimitud es lo esencial,
cada minuto transcurrido queda atrás.
La consciencia que los vive permanece inalterada.

Vivenciar el presente en su eternidad inherente
es el milagro que religa lo que nunca pudo separarse
aunque perceptivamente así lo pareciese.

Sé constante en la constancia inmediata.
Que la cólera no asome en tu rostro.
Que las dudas no enturbien tu mirada.
Que los deseos no desvíen tu pasos.
Que el horror y el miedo no apresen tu alma.

Vivir no es temer... no es sufrimiento.
Vivir es gratitud.
Vivir no es morir... no es un lamento.
Vivir es plenitud.

Estar en el presente es estar en el hogar.
Sin ayer, sin mañana.
Sin principios ni finales.
Puro ser siendo ahora.

Quien bucea por las nubes
jamás descubre una perla.
Aquel que sueña con las distancias,
aunque lo intente, nunca se encuentra.

Halla tu secreto...
cuéntaselo a la vida
y ella te revelará el suyo,
que siempre ha sido el tuyo.

KHAAM-EL




Ahora y aquí todo es uno más allá de su apariencia.
Ahonda y lo infinito te encuentra.
Bienaventuranza.
Amor.
Luz.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Y COLORÍN COLORADO TODOS LOS CUENTOS HAN ACABADO - AUDIO

   Tras estas líneas adjunto el audio de una charla en la que incido en lo simple que es en el fondo retornar a la consciencia plena de lo real. Poniendo punto y final a todos los cuentos que la mente egoica se cuenta acerca de sí misma y del mundo asoma, desde lo más profundo, lo evidente: El Amor, sin ninguna necesidad de florituras y relumbres.
   Querer imitar o derrocar a los considerados como superiores, o, al contrario, rechazar o usar a los tomados por inferiores, para obtener de todas estas relaciones especiales un beneficio personal es un cuento interminable que nos hace creer que con más seremos, valga la redundancia, más felices. Y eso no es más que una repetición, una conceptualización, una añadidura que quiere negar el Cielo, la plenitud del ser que ya es ahora sin historias de separación y dolor buscando sus perdices.  
   Los cuentos del bien contra el mal mantienen al Hijo de Dios, tu santo ser, en un aparente conflicto irresoluble de cambios y más cambios que nunca satisfacen ni apaciguan. Has de entregar tu confianza, tu música, tu Amor, de nuevo a Dios, y no a los ídolos que inventas, para que Él te armonice mediante la relación santa, esa que comparte impecabilidad, y que con rotundidad acaba con todos los sueños y fantasías de las historias del ego, que parecen muchos relatos diferentes pero que, en última instancia, conforman un único patrón de pensamiento equivocado: la sensación de separación que fabrica el deseo de ser especial. Más el fin de la separación es simple, sencillamente dejando de significar ese deseo de ser especial y diferente sobresaliendo del resto, nos devuelve a la plenitud del Amor y la eternidad. Sin necesidad de más cuentos ni cuentistas, sin ansias por ser príncipes ni princesas. Nunca ha sido necesario llegar a ser un héroe para que la verdad triunfe... en lo humilde se halla la salvación.

KHAAM-EL


viernes, 25 de noviembre de 2016

ESCUCHA SÓLO A LA VERDAD

   No sigas escuchando la voz del miedo y sus sugerencias de futuros beneficios o goces. Presta atención a lo que realmente anhelas más allá de caprichos y vanidades. No le des significado al ego y sus pasajeras naderías. No es una cuestión de cantidad ni de logros aparentes en la forma lo que trae la experiencia viva y plena de la Verdad. Medita, ora, ahonda, simplifica... hasta escuchar sólo la Voz de la Verdad en lo más íntimo de ti, en medio del silencio mental y la quietud del corazón.


   La Verdad nos dice: -si estás cansado de sueños, si estás cansado del mundo, si estás cansado de ilusiones, si estás cansado de personalismos, si estás fatigado de querer tener razón con la identificación con el cuerpo/intelecto, ven y sígueme, mi carga es ligera y mi yugo llevaderotoma tu cruz, dame tu historia, tus angustias y desvelos, caminemos juntos hasta que todo retorne a la consciencia indivisa; permite que, a cada paso que demos en comunión, todos los errores de percepción, juicio, acción u omisión, te sean perdonados. No temas. Todo tu dolor era ilusorio, todas tus penurias, enfermedades y conflictos eran las fantasías de un yo imaginario, todos tus deseos y codicias eran tentaciones que nada ofrecían realmente; el placer y el éxito, las riquezas y tantas y tantas cosas que valorabas en el tiempo, no eran más que sufrimiento por venir. Abre la mirada del alma y comprende... toda tu vida mundana es tan sólo un sueño de resentimiento y horror que intentas solucionar en el tiempo... y el tiempo tan sólo acarrea destrucción y muerte. ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta de tus sueños de limitación y evasión! ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta ángel de Dios! Duermes, duermes profundamente, imaginando estar despierto; no hagas caso de los pensamientos que en tu propia mente te empujan a desconfiar, defenderte y atacar, no te separes más del Amor. No sigas dándole significado a la marcha fúnebre que quiere prolongar tu estadía en el tiempo para finalmente dejar un epitafio en él. ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta ahora, aquí! No más nombres, no más cantidades, no más rostros que envejecen hasta el polvo y el olvido. Estate atento al mensaje de salvación que traigo a tu extenuado ánimo... no es una cuestión de aprendizaje personal ni de destacar entre el común, sino de sencillez y humildad; no tanto obtener como compartir. Es un unir y no un segregar; siempre perdonar, nunca condenar; servir, en vez de pretender ser servido. ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta! Esa herida abierta que te desangra el alma entre terribles dolores ya ha sido curada desde antes de todo antes; nunca ha sido real, jamás ha podido ciertamente tener consecuencias en la eternidad.

   Ten fe. Ten fe. Ten fe en el poder del Amor de Dios. Ten fe en que tu naturaleza esencial, al igual que la de tu prójimo, es una con la de Dios. La santidad envuelve al mundo entero y lo perdona. Bendice sólo todo lo creado por Dios y el resto deséchalo por la nada que es. ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta heman@ en el espíritu! Despertemos juntos en un único y definitivo despertar a la plenitud de Lo Real, al Cielo infinito que nos aguarda tras un corazón lleno de pureza e incondicionalidad. Abre tu mente a lo insospechado. Confía. Confía. Confía en lo eterno y santo... déjate revestir con la vestidura del espíritu... todo luz, siendo todo luz... consciencia consciente de ser consciencia y no un pedazo de ideas transitorias asociadas a un también transitorio cuerpo. No idolatres más la carne y, mientras estés en este mundo, agradece y permite que el Santo Espíritu de la Divina Unicidad te guíe de vuelta a Lo Inefable. Estate en el mundo sin ser del mundo, dale a tu prójimo la mano de igual a igual, sea cual fuere su condición, y juntos, hermanados en el propósito de servir a Dios y a la Vida Una (Su Creación), compartid el recuerdo del Amor Perfecto.

   Si tienes fe -sigue diciéndonos la Verdad- y ya no te comparas ni sopesas entre ilusiones, no viendo grados diferentes de perdón frente a grados de condena, si ya no mides o baremas desde un juicio personal, si ya no pretendes aparentar saber lo que no conoces a ciencia cierta y, de corazón, deseas volver a ver aquello que negaste porque es la Verdad, esa fe será fe viva, y, dulcemente, te despertará del sueño del ego. Camina, pues, con fe, a través de la tierra baldía de la desesperanza. No escuches al miedo, nunca será un buen consejero, porque sólo aconseja desde sus premisas limitadas y, en ellas y por ellas, te dejará finalmente atrapado. Te invito a una nueva manera de pensar... en comunión conmigo, la Verdad. Ninguna justificación de contradicciones o escusas te llevará a buen puerto. Camina. Camina. Camina hasta el final, nada real has de perder, el resto sencillamente sobra, no sirve. Lo pasajero es inútil en la intemporalidad del ser. Por tanto camina aquí y ahora con una mente completamente en paz... en esa quietud se avanza deprisa; la paciencia infinita, ¿recuerdas? tiene resultados inmediatos. El tiempo es imposible en la eternidad. Luego el fin del tiempo y sus ilusiones acaba siempre exactamente aquí, precisamente ahora, en el instante santo de la expresión de Amor donde la salvación se consuma. ¡Bendiciones! Comparte, comparte el Amor de lo santo. Escoge el espíritu y no el apego a la carne (el ego); todo irá, entonces, bien, muy pero que muy bien. Santo herman@ mío en la salvación elige de nuevo y no te demores por más tiempo en el tiempo siguiendo a la fragilidad del ego que dice ser poderoso, la vestidura de la carne siempre va acompañada de padecimientos, heridas, enfermedades y achaques. No te fijes en eso ropajes; fíjate en lo eterno e incorpóreo. Pon ahí, en lo santo y lleno de genuino Amor, tu tesoro, y ahí estará tu corazón, tu libertad y tu dicha infinita. Elige de nuevo y en vez de una queja sé un aleluya para el mundo. Sé un regalo que le recuerda al prójimo que él es también un regalo junto con todos en lo más hondo del corazón... démonos sin medida, sin esperar nada a cambio, démonos plenitud y ésta nos colmará de nuevo para siempre. Disfruta del dar, del compartir, del comulgar en la unicidad del espíritu... paz, ilimitada paz mental; dicha, inconmensurable dicha de ser; sat-chit-ananda; Amor, ilimitado Amor; Dios, eternamente todos en Dios.

KHAAMEL



La Verdad es una Buena Nueva de comunión y armonía en la unicidad del Amor.
Las partes no son tales... 
todo, en esencia, conforma un conjunto indiviso de plenitud y alegría.

jueves, 24 de noviembre de 2016

FIRME DECISIÓN A AHONDAR EN EL CORAZÓN


   Equivocarse de vez en cuando es inapreciable en el conjunto de una vida si la poderosa intención que la guía es vivir para el encuentro con lo eterno, amoroso y santo, reuniéndose con el prójimo para el bien de todos cual uno solo, agradeciendo cada instante como una oportunidad, libremente aceptada, para ser útiles a la salvación de la humanidad entera de la cortedad de miras que adolece. No actuar total y honestamente, ser tibio, frío y calculador, sopesando y planificando como obtener una ventaja personal, es una actitud penosa, vana e inmoral. Es inexcusable dejar de excusarse para que la honestidad saque a la luz todos los errores de pensamiento que se justificaban a sí mismos y que no hacían más que interferir ante el despliegue natural de la gracia de la Divina Unicidad que, en un presente libre de egoísmos, nos espera a todos por igual para potenciar la expresión pura de Amor que hemos de hacer sonar.

   Hay que abrir apasionadamente el corazón al Amor sin condiciones. Hay que abrir la mente al silencio de lo conceptual con firme decisión. Comprende: ninguna parte puede darte la totalidad. No es una cuestión de mecánicos ceremoniales, vistosas oblaciones, grandes riquezas, refinados placeres o deslumbrantes logros personales como se alcanza la plenitud sino rindiendo, humildemente, todos los planes y conveniencias para que, lo hasta ahora inalcanzable, sea reconocido como inherente al ser profundo en uno... El espíritu trasciende la forma y el espacio, el tiempo y sus acontecimientos, es insondable e ilimitado, incuestionable y bienaventurado.

   Sí, es una firme decisión a ahondar en el corazón la que posibilita que lo imposible revele que lo que, hasta ese momento, se creía posible era en verdad lo imposible. La sentida separación de la criatura de Su Creador, abandonada en un ámbito de cuerpos separados en un mundo problemático y lleno de peligros, sencillamente, no es más que una angustiosa apariencia, una maliciosa ilusión de limitación y muerte tomada como real. Ahonda en el corazón con determinación apasionada e inquebrantable y, éste, te abrirá las puertas del Cielo. No temas criatura de Dios, chispa divina, alma pura, luz del mundo, la dirección interior es la única dirección que te reconecta con Dios... Sí, una segura autopista al Cielo es la senda estrecha del autoconocimiento honesto, de la sencillez gozosa y de la apasionada actitud vital de siempre devolver con el bien, al mal.

   La Divina Unidad sería como una sinfonía inacabable y todas sus criaturas somos notas de esa sinfonía infinita; pero dentro de cada nota, como Dios es nuestro creador, está toda la sinfonía a su vez. Todas las notas son inseparables... entonces extendemos la sinfonía en Dios y Él la extiende en nosotros. Precisa de cada espacio y de cada nota para que la sinfonía sea completa, sublime, bienaventurada e indescriptiblemente bella. Y, siguiendo con el símil de la sinfonía, el espacio es Dios, la música Su Amor, y la Creación es ese sonido armonioso que expresa y comulga en la infinitud de Su Gloria. Deja que suene la música de tu alma y silencia la verborrea egoica de una mente identificada con lo pasajero... vuela feliz, hasta la plenitud al son de la excelsa sinfonía del Amor inagotable... allí adonde todos los seres humanos son uno en espíritu y verdad, en dicha e intemporalidad.

KHAAM-EL




   Dios mora en lo más profundo del corazón.
Ahonda... ahonda... ahonda en el corazón... ahí, todos somos Uno.
   

miércoles, 23 de noviembre de 2016

ENCONTRARSE CON DIOS

   Se encuentra a Dios dejando que Él nos encuentre no interfiriendo con nuestras ansias y expectativas especiales. Es crucial no anteponer ningún deseo personal ante lo indiviso y universal. ¿Te levantas por la mañana y lo primero que haces es entregarle el día a Dios? ¿Oras por la noche al acostarte tras la jornada agradeciéndole Su Guía y solicitándole que te siga guiando en los sueños? Si así es, gracias, gracias, gracias, herman@ mí@ en la salvación, eso es. Así los milagros te acompañarán en tu vida devolviéndote, día a día, al Cielo. 

   Nunca es afuera de ti donde puedes hallar el sentido último de la existencia. Para conocer la Verdad y encontrarte con Dios (Lo Eterno e Inefable), has de ir al corazón, a tu propio corazón, para -en el silencio interior- poder contemplar y vivenciar esa esencia indivisible que nos hace uno con lo viviente, trascendiendo tiempos y espacios, historias y circunstancias, opiniones y creencias. En lo íntimo se encuentra lo infinito. No busques, por tanto, en lo finito o te escindirás lleno de angustias y complejidades, olvidando lo obvio, lo sin opuesto, lo que deshace toda paradoja o contradicción, el perfecto Amor de la Divina Unicidad del Ser (Dios).


















   No rehuyas tu sufrimiento; sácalo a la luz sin ira ni resentimiento, con paciencia y honestidad. Admite tu confusión y no sigas sus dictados. Reconoce el error de todos los juicios personales emitidos y busca, más allá de ellos, el perdón. Ahora tus lágrimas serán de esperanza y consuelo, nunca más de temor o desesperación. Sonríele a la vida. Todo el dolor del mundo es un llamado que Dios escucha y responde mediante Su Santo Espíritu, Su intermediario entre las ilusiones y la realidad. Más, sólo puede guiarnos si nos dejamos guiar confiados y felices; sino, con infinita paciencia, espera a que lo elijamos libre y voluntariamente. Sé honesto y no finjas que amas y el Amor vendrá a ti. Estate presente. No escondas el dolor, no lo justifiques ni te pelees contra su rabia con más rabia, sencillamente dáselo a Él con fe. No le digas como ha de ser tu salvación. Déjate sorprender... no le digas dame tal o cual trabajo, una economía más próspera, esa pareja tan especial, o ese premio o reconocimiento que tanto ansías..., no le vayas con blablableos. Ponte a Su entera disposición; simplemente, entrégate de corazón: -¡Oh, Dios! Ayúdame para que Tu ayuda pase a través de mí y mi salvación sea una con la de mi prójimo. Que ninguna palabra que salga de mi boca provenga únicamente de mí, que ningún acto que realice sea sólo para mi beneficio personal, que todo lo que haga provenga siempre de Ti. No sé cómo pedir ésto, por eso se lo entrego a Tu Santo Espíritu que ve más allá de las apariencias que imagino.
   A este llamado Él siempre contesta, porque los otros no eran realmente llamarlo.

   ¡Bendiciones! Encontrarse con Dios es de lo más natural si no lo enrevesamos con artificiosos planes a ninguna parte. Sí, en verdad es fácil dejar de darle significado a la complicación esotérica que cree en la separación, en los encorsetados ritos, en las logias secretas, en cálculos astrológicos o numerológicos, o en la tan engreída como ineficaz magia, si humildemente dejamos de querer tener razón en la injustificable justificación de nuestros egoístas planes especiales. La luz clara del conocimiento universal (el Amor) es, ahora y aquí, para todos en la consciencia una de la vida libre de ansias y temores. Comunicarse con Dios no es muy diferente de llamar por teléfono, las palabras serían como los números del teléfono que marcas para dirigirte a un interlocutor determinado (en este caso Dios), luego esperas hasta que oyes Su Voz (una paz inmensa te envuelve más allá de todo entendimiento) y le dices: -ayuda para que yo no sea obstáculo a Tu plan de salvación. Y de inmediato, Su Respuesta, te muestra la dirección a seguir. Confía. A partir de ahí todo te irá bien, cada paso que des te acercará tanto a ti como a tu prójimo hacia Él. Porque la salvación es comunión; no una cuestión de suma de partes sino de entender, conocer y vivenciar, de nuevo, que el espíritu es indiviso, pleno y uno para siempre en Dios.

KHAAM-EL




¡Bendiciones!
Nada hay imposible para Dios. Confía.
¡Bendiciones!
Entra en lo más íntimo de tu ser y deja que Dios te encuentre.
¡Bendiciones!
Permítele expresarse en ti y nunca más el miedo, nunca más el sueño de la muerte.
¡Bendiciones!
Sé feliz y comparte la Vida Una del Espíritu.

martes, 22 de noviembre de 2016

EL ESCAPE DE LA ILUSIÓN - AUDIO

   Acompaño a este prólogo con un audio de una charla en la que profundizo en lo importante que es encontrar la paz de espíritu para poder escapar de la ilusión del mundo del ego.
   Darse cuenta de que la identificación con el cuerpo/mente (el ego), por mucho que diga que quiere concordia, es un elemento más de la discordia, se convierte en un paso gigantesco para acercarse a la salida del sufrimiento y de la muerte. Los pensamientos mágicos, esos que te hacen creer que la seguridad del ego es tu seguridad, también te hacen creer que la bondad es algo especial, dividiendo entre buenos y malos; y que hay unos más merecedores de amor, más dignos de Dios, que otros. Esa es una gran manzana tentadora, que genera rencor, desconfianza y división, cuando se muerde por la ceguera de lo personal. Medita, ¿cómo va a ser bondad aquello que hace a unos dignos de la salvación y a otros no? Contempla como todos los que creen en el cuerpo/mente como su identidad real van detrás de sus particulares ideales ilusorios convencidos de que saben qué es el bien y qué es el mal. Teniendo cada cual su propia perspectiva que choca con la del otro, y ahí tenemos todo el conflicto servido, listo para enzarzarse a la mínima ocasión.
   No hay salida del conflicto mientras se le dé significado a lo personal, o, lo que es lo mismo, a lo transitorio y relativo, a esa ilusión de realidad que sólo es opinión y superficial creencia. La única forma de escape es no significar lo personal, esta es la auténtica compasión, el genuino perdón, que te trae la paz de espíritu, la calma interior que, en su inefable vivencia, te conecta con lo Divino, con el perfecto Amor de Dios; devolviéndote, por la gracia infinita de Su misericordia, a la realidad de lo eterno, santo y bienaventurado.

KHAAM-EL


lunes, 21 de noviembre de 2016

DESPIERTA AL ESPÍRITU

   Despierta al espíritu de su sueño de las formas y tiempos separados. Sé por entero, en el presente, consciente, lúcido, libre y en paz. No sigas a la inconsciencia que se arroga, con pronto juicio comparativo, un vanidoso conocimiento particular con el que conquistar un exitoso porvenir para una forma transitoria a la que llama yo. Mantente alerta y no te vayas tras cantos de sirena. El ego es miseria y dolor disfrazado de planes para un futuro mejor; más, no es otra cosa que un angustioso sueño de sufrimiento deseando un confort que nunca es completo aunque a ratos parezca obtenerse, un delirio de grandeza surgido de una insidiosa sensación de pequeñez, un límite que quiere infructuosamente controlarlo todo, un imposible queriendo tener significado. Medita y desvela: Lo que no es real y pretende serlo es una alucinación y una mentira; luego el ego nunca puede ser auténticamente bondadoso porque todo gira entorno a su interés, y lo que no es el bien de todos acaba por ser un grave perjuicio que asola todo aquello con lo que se relaciona. ¡Despierta! Sal de la nefasta e implacable rueda de destinos que el fantasioso ego proyecta, no seas un títere de sus intereses, no te conviertas en una sombra de ti mismo, no te autoengañes con cuentos que, como tales, siempre se derrumban. Un subidón de ego sólo acarrea, más pronto o más tarde, un tremendo y sonoro batacazo. No sigas al cuentista que embelesa con promesas a la medida del oyente o te convertirás, por tu propia decisión, en un iluso que espera naranjas del olmo; soñando con exclusivos triunfos, según te diriges hacia el precipicio.

   Permanece en la bienaventuranza de lo incomparable. Nadie es superior ni inferior a nadie en esencia y en verdad. Libera al prójimo de todos los pensamientos y juicios personales que hayas podido tener y serás libre del sueño de ti; pues, al no valorar las diferencias pasajeras, dejarás de imaginar egos con los que calificar a los demás.

   Descansa en la Luz del presente, libre de cualquier temor, y tu acción será una hermosa bendición aunque el mundo, en su ignorante reverencia a lo especial, se revuelva contra la paz de espíritu que traes. Persevera en lo auténtico y sustancial, en lo verdadero y eterno, en la plenitud del espíritu. No te unas a lo que divide o te sentirás roto en tu interior. El ego, en su identificación con la carne como principal morada de la vida, es la negación del Amor, un ataque despiadado a la impecabilidad del ser, una absurda sinrazón pretendiendo ser razonable, un error queriendo ser solución, un desatinado destino inacabado que se replica sin cesar. ¡Despierta! Mira más allá de las apariencias, más allá de los límites espacio/temporales, más allá de los cuentos y las fábulas, más allá de lo personal, e incluirás a tu prójimo en lo más hondo de tu corazón, en lo más puro de tu entraña, en lo santo y salvífico... con Amor contemplarás la Luz de su alma dormida y, despertándolo de su sueño atroz, despertarás junto con él... ese, y no otro, es el Destino último de todos los destinos. No te demores en lo doloroso y despierta al espíritu... nunca hay soledad, sólo todo Amor, en la plenitud del Ser.

KHAAM-EL




Despierta el espíritu del sueño de la carne 
y retorna a la plena e intemporal Conciencia Una.