lunes, 21 de agosto de 2017

LA VIDA PLENA DEL ESPÍRITU

  Guiarse únicamente por las apariencias es perder y errar el rumbo. La percepción es un frenético vaivén de recurrente impermanencia. Al igual que el viento, en la vida los cambios aparecen y cesan sin saber muy bien cómo ni cuándo. Todos los planes, por perfectos que parezcan, tienen puntos débiles; asimismo no existen teorías que garanticen que las cosas salgan exactamente tal como uno pretende, o como uno desearía. No te empecines en ir contra el viento cuando éste arrecia intempestivo o caminar te resultará penoso sino imposible. Fluye. Escucha la voz del alma y sigue la trayectoria que te marca el corazón, y hasta lo más adverso será utilizado para llevarte al feliz destino de la Vida Plena del Espíritu. No escuches al ego, ni te obsesiones con el logro de sus vanos deseos, ellos, junto con sus efímeros goces, no son tu fortaleza sino, más bien, tu debilidad. Acepta y no pelees contra lo que combate; haz que tu lucha sea aimsa (no violencia) si de veras quieres vivir feliz y en paz junto a tu prójimo. no has de vivir embelesado creyendo que sabes cuando de cierto no sabes nada con seguridad. No te creas tus creencias ni finjas que te dan solidez. Si no quieres vivir engañado y frustrado has de conocer qué es la Verdad, has de profundizar en ti mismo y conocerte sin suposiciones. No caigas en la torpeza de pretender alcanzar lo veraz desde la ignorancia pretenciosa que se aposenta sobre unos cuantos conceptos especiales vanidosamente aprendidos; ni mucho menos seas desagradecido, a causa de ese estúpido egoísmo arrogante, o la ingratitud te endurecerá el corazón y apesadumbrará, finalmente, tu alma.

   Sé humilde y no te lamentes por lo que dictan personales juicios. Luchar contra lo elemental te desgasta y agota, tal como lanzar la ira te la devuelve más pronto que tarde. Abre tu mente a lo insospechado. No divagues con sofismas de variable interpretación. Es fundamental no construir sobre lo volátil o lo que erijas se derrumbará irremediablemente. No ensombrezcas tu ánimo o pensarás que te falta la luz. Mantente siempre en la dicha presente. Ciméntate ahí. No hay fórmulas mágicas ni recetas magistrales para la Iluminación... únicamente, la honesta y constante observancia interna da frutos cuando de verdad se quiere la Verdad. El jugo sólo se obtiene tras exprimir el fruto, nunca antes. Ábrele tu corazón a la vida. No intentes agarrarte a lo que pasa ni vivir a la manera que el miedo y la angustia quieran. Sé tú mismo en lo esencial. Encuéntrate y vive la vida con pasión, sin reproches ni exigencias, con auténtica alegría de ser... compartiendo, que no compitiendo; porque, ahora, sí sabes que querer ganar fabrica imaginarios rivales a tu dicha. No te imagines más y sé. El mañana se hace difícil cuando es visto desde el ayer. Es ahora o nunca. No vas a estar aquí en el mundo para siempre. Aprovecha con consciencia el instante que vives. Sí, amigo/a, vive la vida sin expectativas, sin obsesiones venideras ni justificaciones traídas del pasado; vive la vida con intensidad, con coraje y alegría, con presencia y consciencia, con confianza y generosidad, con robusta serenidad interior y liviana aceptación externa, con sincera gratitud e ilimitada paciencia, como un peregrino lleno de esperanzada fe, y, ella (la Vida), cuando menos te lo esperes te saciará finalmente con su maravilloso jugo... la vida humana pasa para encontrar la Vida Plena del Espíritu.

KHAAM-EL



En lo esencial y sencillo: la Vida plena del Espíritu.
Medita.
Vive sin miedo y ama.
Namasté.

domingo, 20 de agosto de 2017

EXPRESA SIEMPRE LO ESENCIAL Y ETERNO

   No caigas en el error de confundir tu pensamiento personal con el Pensamiento. La parte no es el todo aunque participe de él. Abre tu mente y comprende en profundidad que una perspectiva separada niega la unidad en la que se halla inmersa. Sencilla es la solución: niega la negación que afirma sus propios límites como su realidad y comenzarás a Pensar de veras... Siempre no es cuándo. Ahora no es antes ni luego. Aquí es todas partes, pues uno siempre se encuentra consigo mismo. La relación con el mundo sucede en la mente y no fuera de ella. Todo es uno en la mente que comulga con la Mente Santa de lo Divino. No pongas condición alguna a la vida y viértete en ella ahora por entero. Confía, el Amor vence irremediablemente al miedo, porque donde hay Amor es imposible el temor. No sigas ilusiones o te fallarán en su inestable mutabilidad. Abre tu mente a lo real..., despertar de un sueño desvanece éste por completo, y nada de lo en él acontecido afecta a la realidad. No seas pusilánime.¡Despierta! El mundo del ego no es el mundo real... comparte está idea, vive de acuerdo a ella, y la plenitud esencial del Ser surgirá desde lo más hondo de tu alma.

   Nunca ha de dejar de expresarse que vivir sin miedo trae alegría y genuino Amor al corazón, templa el ánimo, despeja la mente, y abre, con premura, de par en par, las puertas del Espíritu; dando, así, la bienvenida a la entrada del soplo redentor de la Divina Unicidad. No te hagas el remolón y no pierdas el día... La gracia se derrama por doquier siempre, y es evidente para todos aquellos que ya no sueñan con ser especiales.

   Siempre ha de expresarse que lo esencial en las palabras y demás maneras de comunicarse no es su forma sino el sustrato que las alienta y la significación última a la que apuntan, al igual que lo fundamental de los hechos son sus acicates e incentivos y no la edulcorada justificación con que, las más de las veces, son revestidos. Por eso, la sabiduría conoce -más allá de razones conceptuales- que la motivación impulsora de cualquier acto es, de cierto, más importante que el acto en sí; pues, todo aquello que les acaba sucediendo a los humanos es, incuestionablemente, producto de sus propias creencias y decisiones; nunca, aunque así casi siempre quiera verse, de lo externo a él mismo -el vehículo siempre requiere, por encima de las circunstancias, de un conductor tomador de decisiones que fije el destino, trace la ruta y lo dirija, o decida no viajar-. Lo esencial es siempre el mensaje y no el mensajero, lo íntimo y no lo periférico, lo sustancial y no lo anecdótico.

   Crece en tu interior no presuponiendo lo exterior. No te limites ni limites y todos los límites irán difuminándose, dando paso a una visión más amplia e integradora de la vida. Nunca está de más expresar que el tiempo y el espacio son efectos de una manera determinada de pensar pequeña y limitativa, y no la causa de la misma; pues, todo el pesar del mundo es una ilusión con respecto a la idea que cada individuo imagina de sí y de los demás; ya que pensar no es ser, ni proyectar en el espacio/tiempo una serie ininterrumpida de futuribles jamás será la eternidad ni la realidad... porque lo real y, por tanto, eterno en su plenitud, es siempre aquí y ahora; jamás antes ni, por supuesto, luego. Sé presencia completamente presente y lo temporal/circunstancial será trascendido en Consciencia.

   Siempre ha de fomentarse el pleno autodescubrimiento, medita, ahonda, realiza, sé consciente de ser consciente, quédate en paz en el presente, sé feliz aún en medio de vicisitudes y calamidades, confía... no hay nada que temer. No somos lo transitorio, somos lo eterno e inefable. Descúbrelo dentro; no está afuera.

   Nunca ha de abandonarse la comunicación de que la clave de la dicha verdadera se encuentra en la no deseación de lo particular y que el mensaje de retorno a la Verdad nunca va dirigido a nadie de forma personal sino que apunta a lo universal e indiviso, a lo esencial y pleno, a la vida ilimitada que mora en cada uno de nosotros en la consciencia consciente de ser puro presente. No os distraigáis ni demoréis con lo temporal y pasajero, y, sin duda, todo os irá bien; porque, en la generosidad del no apego encuentra el alma la senda de retorno al Cielo.

   Siempre ha de recalcarse que es la aplicación práctica de las ideas que nos encaminan a la feliz llenura del Amor, mediante la acción incondicional e incondicionante, liberadora y bendecidora, lo que nos demuestra que el mundo dividido y divisor es nada; y que la vida, la verdadera Vida, la Vida del espíritu -eterna y bienaventurada- lo es todo,... sí, Eso es todo: lo que es, Es. Nunca se dirá lo suficiente: Tú, ya eres Eso... dítelo, dítelo, dite todo esto infatigablemente, hasta que sea experiencia viva, realidad evidente, certeza indubitable, que compartes con todos en toda circunstancia. Y, de repente, iluminación, realización, comprensión última, Divina Unicidad..., Ser siendo lo que siempre ES. 

KHAAM-EL




No te limites con conceptos y abre tu mente a lo esencial, puro y eterno.
Siente la armonía que el presente siempre nos ofrece...
Escucha la música del alma..., exprésala y compártela.

sábado, 19 de agosto de 2017

LA SALVACIÓN - VÍDEO

   Acompaño a este escrito con el vídeo de una charla en la que os invito a la unión inquebrabtable en la extensión del mensaje de salvación para retornar cuanto antes a la plenitud sustancial del Ser, olvidada al imaginarnos como seres separados, frágiles e impermanentes, o egos.
   Sólo existe, realmente, el Amor; pero, en este mundo tan carente de Amor, lo irreal aparece como si fuera real por la ilusión de la percepción egoica. Este mundo tan malicioso no es tu verdadero hogar. Quien comprende la verdad que encierra lo antedicho y la vivencia, comparte y extiende, está en el mundo sin ser del mundo, descansando en la paz de espíritu, sabiéndose a salvo de toda perdición porque la muerte no existe en lo esencial, puro y espiritual.  Desde ahí extiende el menaje de salvación, la Consciencia Una del ser, y consuma esta salvación conociendo que dar es recibir, desechar el miedo y el rencor: Amar, no significar diferencias o exclusivismos: perfecta paz, y bendecir de todo corazón: ser plenamente feliz.  No te pierdas en ilusiones de personal factura y encuentra ahora la salvación en la realidad indivisa del Ser. No lo dudes más, únete al mensaje de salvación y vive en paz.

KHAAM-EL



Ya estamos en esencia salvados porque el Amor es Santo
y todos somos uno en el Amor.
El espíritu es; el cuerpo, tan sólo, parece ser.

viernes, 18 de agosto de 2017

NO DUDES EN DECIRLE NO AL MIEDO

   La cruel barbarie humana es el resultado de la ignorancia acerca de la naturaleza esencial que nos significa y alienta, al imaginar las diferencias perceptivas de unos frente a otros como dignas de separación y desconfianza. El odio es miedo atacando descaradamente y el resentimiento, ese mismo miedo, agazapado esperando su oportunidad de asestar un buen mandoble. Más dar es lo mismo que recibir y el que se deja llevar por el resentimiento hasta explotar con odio contra su prójimo realmente se está mutilando y matando a sí mismo, dejando a su alma sumida en la tiniebla atroz del sueño de la muerte, y condenándose a experimentar las terribles consecuencias de su propio e infernal sistema de pensamiento en el que, por su cerrazón, pierde toda esperanza y sucumbe a la locura del temor desmedido. Ni el color de la piel, sexo, cultura, religión, estatus, inteligencia, edad..., son motivos para resentirse; mejor dicho, jamás habrá motivo alguno justificado para el resentimiento y la cólera. No busques, en consecuencia, tanto que te amen como amar... Y ama sin límite aunque el mundo te parta el corazón... extiende la paz desde el centro mismo de tu corazón y no te irrites ni pelees contra los acontecimientos que parecen contrariarte. No dudes en decirle no al miedo. Dale al temor todo el perdón y encontrarás el significado profundo de vivir.

   ¡Despierta! Abandona la ira y la pequeñez que se sienten cuando se aprecia lo insustancial como si fuera importante. No eres frágil ni estás desamparado realmente... profundiza... medita... ahonda... lo ilimitado -el espíritu y no la carne- es nuestra naturaleza verdadera, es nuestra razón y nuestro significado último, es plenitud que desvanece toda separación e inútil barbarie.


   ¡Despierta! No dudes en decirle no al miedo. Es ahora, nunca después, la revolución de la consciencia que disuelve todas las revoluciones de la forma, que no hacían sino que girar y girar para terminar una y otra vez volviendo a su absurdo y cruel punto de origen, dejando tras de sí un estúpido reguero de sangre y sufrimiento. Ve al encuentro interior con la infinitud del Ser y no sigas, ni por un instante más, por los tortuosos senderos del miedo, el resentimiento y el odio proyectados. Pacifica tu mente y abrirás de nuevo el corazón al Amor para serle así útil de veras a tu prójimo en tu regreso al Amor porque, en esencia, sólo todo es Amor. Que tu sí sea sí y tú no sea no. No titubees ni dudes y con valentía dile al error que es un error. Corregir no es culpabilizar sino reorientar, pues quien escoge el camino del odio ya se construye él mismo su propio y descomunal infierno particular. Vuelve a reír y dale alas a tu prójimo y volarás libre junto con él. Compasión, comprensión y constancia es el recto camino hacia la Verdad y el Amor que dan fruto saludable y abundante para compartir generosamente. 

   ¡Despierta! La paciencia, la Plenitud de la Divina Unicidad nos trae de inmediato. Olvida todo lo olvidable, todo aquello que piensas que fuiste o que los demás fueron. No sigas a nadie que quiera dirigir tu vida según su particular manera de percibir o tentarte a seguir caminos de segregación y discordia. Inicia la vía del completo autoconocimiento y no justifiques tus juicios. No le tengas más miedo al miedo y dile basta con consciencia y humildad. La lucha acaba cuando uno encuentra en su interior la fuente eterna de la paz de espíritu. Sé firme, nunca más egos que valgan; lo aparente no es cierto jamás. Sí, puedes regresar a lo real aquí y ahora si cesas de idolatrar tus sueños. Ahonda... Interioriza y ve más allá de tus propios y distractivos conceptos... los egos, en su separatividad, temen y odian... nuestro verdadero ser, la consciencia plena de unicidad, siempre ama, bendice y libera de la penosa condición espacio/temporal. Profundiza... ahonda... medita... No caigas en la queja y el desánimo, puesto que en las sacudidas del mundo se templa el alma para forjar su definitivo Despertar a la realidad del Amor Infinito.  Namasté. 

KHAAM-EL




Confía en la Divina Unicidad que nos alienta y no dudes en decirle no al miedo.
Vuelve a reír, amando.
Vuelve a la paz, perdonando.
El pasado pasado está... 
el presente es una oportunidad siempre...
Eres libre, no un mero cuerpo; dale al mundo lo esencial
y lo eterno colmará de nuevo tu alma bendita.

jueves, 17 de agosto de 2017

NADA EXISTE FUERA DE LA CONSCIENCIA


Cohesión...
el camino de retorno a lo veraz es cohesivo,
nunca disgregador.
Después no es ahora...
y el ayer tampoco.
Las cantidades son porciones de Cielo
imaginándose separadas en un mundo
de aparatosa y efímera vanidad.

No hay carne donde refugiarse
ni muerte con la que angustiarse.

La ausencia invasiva que provoca el miedo
ahueca y marchita el alma pura
que en el tiempo se siente impura.
Los escudos jamás defenderán nada esencial
ni las espadas herirán al monstruo imaginario
que se proyecta en el exterior.

Los ancestrales grilletes que los deseos imponen
como pago a su supuesta protección
imposibilitan vivir en libertad por su ávido y férreo juicio.

La eternidad deshace el tiempo en un instante,
tal como una llama convierte en cenizas un papelillo.
Abandona tus personales deseos
y deja de pelearte con fantasmas sólo por ti soñados.
Todos tus terrores se disipan como el humo
en la íntima infinitud de lo intemporal.

Nada existe fuera de la Consciencia.
Nada existe dentro de la apariencia.

La luz, ilumina.
El oro no brilla sin luz
al igual que el plomo no es visto sin ella.
Ni el oro ni el plomo tienen realmente significado;
la luz, todo.

Acepta la Verdad que no tiene contrario
y vivirás de nuevo en lo Real.
Camina en tu mente y el mundo será un libro abierto...
Contémplalo con ecuanimidad...
Perdónalo... Perdónate.
Ve hacia lo sustancial y no duermas más muertes.
Únicamente el Amor el Cielo te alcanza.
Solamente la pureza del alma te salva.
No persigas sueños, y sé la plenitud que Eres.

Sí...
Eres la luz del mundo cuando te estableces en la consciencia pura
y no vas tras los inconscientes juicios de lo comparativo.
¡Despierta!
Nunca habrá tesoros en el mundo
que satisfagan tu hambre de eternidad
pues el tiempo es hijo de la ilusión
y sus regalos no son más que tupida niebla.

Ni lejos ni cerca.
Ni así ni asá.
Ni ésto ni aquéllo
Ni arriba ni abajo.
Ni poco ni mucho.
Ni adentro ni afuera.
Ni allí ni aquí.
Ni grotesco ni bello...
Los opuestos son trascendidos
en la luz indivisa de Todo Lo Que Es.

Simple...
Nada está separado de ti.
Nada está separado de mí,
Nada está separado de nada.
Somos Uno en la Consciencia Una
de la Divina Unicidad.
Bendiciones
y
Namasté.

KHAAM-EL




La vida nos sonríe, liberándonos de todo dolor, 
cuando extendemos la amorosa Luz del Consciencia Una 
a nuestro prójimo
del que jamás hemos podido estar separados.
¡Gracias por ser quien realmente Eres!

miércoles, 16 de agosto de 2017

LA MEMORIA DEL DESPERTAR DESHACE LAS MEMORIAS DEL OLVIDO - AUDIO

   Bajo estas líneas adjunto el audio de una charla en la que incido en le recuerdo que borra todos los falsos recuerdos (los del ego) para que quede lo verdaderamente digno de recordar: la vida plena del espíritu.
   En una contradicción, una de las partes, sí o sí, está equivocada. Como señala 'Un Curso de Milagros': o bien estás en la verdad o en ilusiones, pero de ninguna de las maneras puedes estar en ambas a la vez. Viendo así, sin tapujos ni disimulos, la paradoja de la mente egoica, que quiere unir dos mundos antagónicos (lo eterno y lo temporal, la mente y el cuerpo, el Amor y el miedo, la paz y el conflicto, la dicha y el sufrimiento, la confianza y la queja...), podemos deshacer la memoria del olvido, que está revestida con innumerables pensamientos contradictorios, de una vez y para siempre, ya que todas las ilusiones son una misma y única ilusión: la idea de ser especial, diferente, separado de la compleción de la Divina Unicidad.
   Ahondando en la consciencia con consciencia alborea una claridad definitiva que desvanece por entero la penumbra de las memorias personales, de los olvidables e insubstanciales recuerdos del tiempo (que no son más que distracciones de lo verdaderamente importante), trayendo un inefable e imborrable recuerdo de fuera del tiempo que en el tiempo nos ofrece, sin ambages ni demoras, el retorno a la realidad inmutable de la plenitud e infinitud del Ser. Sí, la memoria del despertar disuelve el ego, esa dolorosa sensación limitada y limitante de lo aparente que quería pasar por real, aunque nunca fue ni será nada por más que lo intente de múltiples maneras. Ve, pues, más allá de tus personales recuerdos, que son olvido e ignorancia, y recuerda lo en verdad digno de recuerdo: El Amor infinito de la vida eterna que compartimos, en esencia y pureza, los unos con los unos en la Divina Unicidad.

KHAAM-EL




martes, 15 de agosto de 2017

LA VIDA, LA AUTÉNTICA, ES PLENA Y ETERNA


   Ninguna esperanza en la forma se sostiene indefinidamente por la propia transitoriedad de las formas, más la esperanza sí está justificada como la paciente certeza de que lo eterno jamás puede verse afectado por el apego en lo efímero.

   Ancho, sinuoso y lleno de tentaciones es el sendero que conduce a ninguna parte, y las indicaciones que sugiere para manejarse en él: pura palabrería, al inventar el sinsentido una superficial lógica particular de escaso meollo en la que sustentarse. Pero lo que no tiene enjundia, no tiene verdadera base, al ser sus cimientos de barro y sus logros meras naderías.

   Reflexiona... Medita... Profundiza en lo esencial y reconoce que cualquier limitación que se pretenda justificar como realidad per se es un gazapo de la consciencia. Todos los nombres humanos, y sus historias personales, conforman un largo obituario pretendiendo, obtusa y cerrilmente, entender y definir la vida; al procurar alcanzar, con mil conjeturas a cual más peregrina, una certeza que le es esquiva por la obvia inexactitud de sus propias razones parciales. 

   ¡Despierta! Lo inexacto sólo confunde y extravía. Cualquier definición de una autodefinición alberga una ofensa encubierta, pues lo confuso, inevitablemente, afrenta y hiere. Sólo aquello que todo lo abarca y bendice, allende cualquier apariencia y límite, en su infinitud e intemporalidad, libera y sana de todo dolor y angustia, de la muerte y su injusta pretensión de pasar por justa. La vida que surge para morir no es vida, es sueño, delirio e irrealidad..., la vida, la auténtica, es plena y eterna, del espíritu y no de la carne... es Amor y no miedo... es Verdad y jamás mentiras ni disimulos... es bienaventuranza, nunca sufrimiento, quejas ni lamentos... es Plenitud de imposible limitación... Y se encuentra en lo más hondo de nuestros corazones, no fuera de ellos... mira hondo y verás lo inacabable: la comunión esencial de la vida con la Vida Una.  ¡Bendiciones!

KHAAM-EL




La fuente de la vida eterna se encuentra en lo más profundo de tu alma...
No te distraigas con lo insustancial y deja todo apego por lo temporal...
Ahí, hallarás plenitud y eternidad, Amor y verdad, Paz y Bienaventuranza...
Namasté.

lunes, 14 de agosto de 2017

EL FIN DE TODO SUFRIMIENTO


   Quedarte en los límites que de ti has forjado porque te son conocidos te limita a una misma ignorancia que pretende pasar por saber. Ansiar lo que ansía, te deja siempre en carencia. Sufrir el sufrimiento, lo perpetua. No temas al temor y desenfángate de todo el lodo acumulado en tus memorias al creer que ibas a remolque de las circunstancias, sin saber muy bien a donde te conducían. Haz oídos sordos a ese parloteo de tu mente que te angustia y atormenta en su estéril búsqueda de soluciones a imaginarios problemas, tomados por vitales. No te enredes en enredos de enredada coyuntura, pues todo lo que quiere atarse a una seguridad particular aumenta, mas pronto que tarde, la inseguridad; fabricando bucles y paradojas de cansina absurdidad, en las que cuanto mayores son las protecciones más temible e inseguro parece todo. Y sentirse inseguro es pensarse en peligro. Y creer estar en peligro conlleva sufrimiento.

   Aceptar el presente en su totalidad, y no pelearse contra él, te libera de repetir los mismos errores en el futuro. Sanar el íntimo sufrimiento, por lo tanto, es una cuestión de perspectiva, de visión clara y purificadora, que pasa por alto lo pasajero, quedando en paz con lo esencial y eterno. Es un pasar de la visión reducida -a ras del mundo- a una manera de ver totalmente diferente -a ras del Cielo-; mediante la cual, al mantener la conciencia atenta tan sólo al vivencial instante presente, al corazón mismo del alma, todo es contemplado desde una óptica no atrapada por las corrientes de pensamiento que se arremolinan y serpentean ante cualquier obstáculo que aparece en el flujo de la vida. No te castigues por la vergüenza, la culpa, la cólera, la pena, el dolor, y por tantas y tantas sensaciones producto de pensamientos equivocados. No les concedas valor. No los sigas a pies juntillas o te despeñaras por el delirante precipicio del terror y su insoportable sufrimiento. Elévate por encima del sinuoso discurrir del mundo y, con gratitud, verás que su tránsito ya ha alcanzado su consumación... que el río de la vida, siempre ahora, con su flujo incardinado, llega inexorable al mar... Y, en el mar, todo es una misma agua. 

   Alzado allende lo personal el espíritu se regocija en plenitud. Desde lo elevado hasta los obstáculos más espeluznantes, temidos y evitados, imponentes como macizas cordilleras, son sobrepasados sin ningún titánico esfuerzo por tu parte, con mirada límpida, con suavidad y certeza... en perfecta paz.


   Desvanecer el sufrimiento que a uno le atenaza es una cuestión de elegir la paz de espíritu, sea cual sea la circunstancia que parezca suceder... Un despreciar aquello que, en tu propia mente, te desprecia y minusvalora... Un atender al ahora con plena consciencia desatendiendo los juicios del pasado que elaboraban ilusorias expectativas de futuro... Un despedirse de los consejos del miedo... Un no atender a los requerimientos de los deseos por subsanar una carencia que estos consideran ineludible, cuando no es más que una vana ilusión. El Amor, Dios, la Divina Unicidad, no te dice que tu vida aquí en el mundo no sea dura y que sus senderos no sean dificultosos; Él, te dice que estos senderos no son reales, que no son más que meras ensoñaciones en tu mente santa... que confíes y sueltes tu apego a lo transitorio, en favor de lo eterno... un soltar el mundo para ser del Cielo.

   Erradicar el propio sufrimiento es un aceptar la intensidad de la angustia de creerse limitado y no querer arreglarla a tu manera, sino confiar en la manera de Dios; quedándote en la quietud espaciosa del cielo abierto del ahora. Confiando. Confiando de verdad, sin tibiezas ni peros. Un atravesar tu huerto de los olivos con el corazón entregado. Confiando en la paz de espíritu, con constancia, con devoción, con fe... Un no olvidar que Dios sana todo sufrimiento, porque te Ama, porque nos Ama, porque sólo hay Su Amor... Un dejar pasar todos los sueños rotos y esperar sólo Su Respuesta... Y, de repente, ¡Oh, milagro! La Luz... el fin de todo sufrimiento... la misericordia de la Divina Unicidad te colma... la certeza de lo infinito te desborda... te has sanado de la idea de lo limitado... te has curado de identificarte con un cuerpo... te has salvado por la gracia del Altísimo, confiando sólo en Él y en Su Amor... Su Respuesta, únicamente Su Respuesta de Vida Plena, de Vida sólo en el Espíritu, te resucita del sueño de la muerte.

KHAAM-EL




Escucha el armonioso sonido de la gran campana del Amor
que te despierta del angustioso sueño del sufrimiento y la muerte
desde lo más profundo del alma,
llamándote de vuelta a la unicidad mediante la atención plena del Ser.

domingo, 13 de agosto de 2017

REEDICIÓN DE 'LA VERDADERA JUSTICIA ES AMOR'

   A causa de algunos problemas con el enlace de la página del Blog correspondiente al día de ayer, vuelvo a publicarlo. Un saludo:

   Tras estos párrafos adjunto el audio de una charla en la que ahondo en raíz misma de lo justo para comprender que es inseparable del Amor, o ya no sería justicia de ninguna manera.
   Si la justicia fuera sólo rectitud formal estaría basada en la ley del Talión (ojo por ojo, diente por diente) y no sería realmente justicia, sino venganza. La esencia de lo justo parte, en toda circunstancia, de la aplicación consciente y voluntaria del Amor, que es en sí Ley de leyes, y que deshace definitivamente el error perceptivo de considerar al miedo y al rencor, surgidos de la visión miope del ego, como consejeros y organizadores de la vida.
   El Amor busca siempre, sin dudarlo un momento, el bien de todos y no sólo el de unos pocos; no se engríe, lamenta ni afrenta, tampoco es taimado ni segrega, y, por tanto, es esencialmente justo y puro. En Él la vida eterna del espíritu es reconocida, comprendiéndose con liberadora claridad que el mundo y sus leyes son pasajeros; más el Amor y su plenitud perennes, bienaventurados e impecables.

KHAAM-EL




Enlace directo al audio en IVOOX



sábado, 12 de agosto de 2017

LA VERDADERA JUSTICIA ES AMOR - AUDIO

   Tras estos párrafos adjunto el audio de una charla en la que ahondo en raíz misma de lo justo para comprender que es inseparable del Amor, o ya no sería justicia de ninguna manera.
   Si la justicia fuera sólo rectitud formal estaría basada en la ley del Talión (ojo por ojo, diente por diente) y no sería realmente justicia, sino venganza. La esencia de lo justo parte, en toda circunstancia, de la aplicación consciente y voluntaria del Amor, que es en sí Ley de leyes, y que deshace definitivamente el error perceptivo de considerar al miedo y al rencor, surgidos de la visión miope del ego, como consejeros y organizadores de la vida.
   El Amor busca siempre, sin dudarlo un momento, el bien de todos y no sólo el de unos pocos; no se engríe, lamenta ni afrenta, tampoco es taimado ni segrega, y, por tanto, es esencialmente justo y puro. En Él la vida eterna del espíritu es reconocida, comprendiéndose con liberadora claridad que el mundo y sus leyes son pasajeros; más el Amor y su plenitud perennes, bienaventurados e impecables.

KHAAM-EL



Enlace directo del audio en IVOOX



viernes, 11 de agosto de 2017

ASÍ COMO PIENSAS, VIVENCIAS

   El mundo en el que vives es visto siempre desde la forma de verte a ti. Míralo todo con Amor al verte a ti mismo con Amor o todo te molestará porque no te aguantas en tus propios juicios o vanidades.  Así que permanece vigilante a tu íntimo razonar. Es primordial no caer en la distracción de valorar y perseguir aquello que no tiene realmente valor. Todo lo que percibes superficialmente se dirige hacia un inevitable final; pues ha tenido un comienzo en el tiempo y es, por tanto, material e impermanente, mientras que todo permanece en la eternidad cuando brota de la Visión clara de lo eterno, santo y espiritual. Es por esto que la vida, la sustancial y genuina, es del espíritu y jamás de la carne. Simple. Cóntemplalo todo desde ahí y vivirás en plenitud.

   Lo percibido ha sido primeramente pensado; puesto que así como se piensa, así es la experiencia subsecuente. El miedo, junto a sus deseos, busca defensa en su fragilidad y ataca; por lo cual el conflicto será, consecuentemente, la experiencia resultante de escoger al temor y sus avideces como forma de pensar. Abandona, pues, cualquier pensamiento que no sea amoroso y generoso; desprecia el apego a los objetos del deseo cortando de raíz, siempre en el presente, su volátil e insignificante significado; despréndete de lo superfluo, de lo transitorio e inestable, y vivirás feliz, en paz y lleno de Amor. Mantén vigoroso en tu mente el siguiente principio acerca de los milagros que viene expresado en 'Un Curso de Milagros' (Texto, pág. 3): "Los milagros son pensamientos. Los pensamientos pueden representar el nivel inferior o corporal de experiencia, o el nivel superior o espiritual de experiencia. Uno de ellos da lugar a lo físico, el otro crea lo espiritual."; porque, como señala el mismo 'Curso de Milagros' en la pág. 75, "el ego y el espíritu no se conocen"; si así lo practicas, y mantienes in mente el sistema de pensamiento milagroso que genera y expresa lo espiritual, deshaciendo el apego a lo temporal/personal, la paz de espíritu te acompañará siempre.

   Es sencillo, si no se despista uno dándole vueltas al comparativo y desconfiado sopesar del mundo junto a todas sus rigideces de sesuda materialidad moribunda (todas sus asuntos pasan), o si no se pierde la mente en 'sueñilandias de angelotes mil' mediante el arduo, arcano, pomposo, interminable y agotador razonamiento de evolución espiritual que fija su atención en lo físico (¿¡?!) soñando futuras mejoras en un ascenso de un no sabe bien quién hacia un supuesto qué. Reitero, es sencillo, si se piensa con la consciencia presente y no con la imaginación proyectándose en el tiempo y sus formas. Según se escoja una forma de pensamiento se encuentra la realidad o se fabrican ilusiones. Medita. Ahonda. Contempla tu propia mente. Comprende. No hay términos medios ni tibiezas que puedan unir lo irreal con lo real, lo falso con lo verdadero, lo aparente con lo sustancial, las tinieblas con la luz; nunca los mosquitos pueden llegar a ser ballenas, ni la malicia evolucionar hasta alcanzar ser bondadosa. Evidente: 'No se pueden unir dos mundos' (UCDM). Nada que en su transitoria idea de sí crea ser algo especial podrá ser jamás algo real, por mucho que en vanas ilusiones lo elucubre o afirme. Y, sin contemplaciones baladís, en esto último, se encuentra la certeza de que la plenitud del Ser permanece inalterada y perfecta en la esencialidad pura de lo espiritual, aquí y ahora, allende circunstanciales apariencias. Comprender esto en esencia, más allá de las simples palabras, apertura la mente a la experiencia viva del presente inmaculado... deshaciendo las aspiraciones vanas del sopor del ensueño de un yo imaginado... mostrando la realidad de lo eterno.

   Recuerda: Así como piensas, vivencias. Medita. Indaga. Conoce. Despierta.

   Namasté.

KHAAM-EL




Silencia tu mente egoica y encuentra el Pensamiento Puro.
Verás todo con la mirada indivisa de la plenitud del Ser...
Conocerás que Ser no es parecer 
y la impermanencia del tiempo/espacio 
no te distraerá más de lo esencial, ni te limitará.

jueves, 10 de agosto de 2017

SOMOS INSEPARABLES DEL AMOR

   Sé fiel al Amor. Vale el esfuerzo y el pleno empeño de toda una vida. Las ideas son completas en sí mismas; unifican o dividen según expresen éstas pensamientos de Verdad y Amor, o anhelen y deliren con vanas separaciones personales por darle significado a pensamientos ilusorios e irreales, egoístas y fatuos. El espíritu es uno con la vida, y la ilusión de lo particular (el ego) sueña con comienzos, evoluciones y términos, con nacimientos y muertes. El cuerpo es una cárcel tomada por tu hogar, cuando lo real -tu verdadero Hogar- es la libertad del espíritu, el Cielo que habitas con Dios (que no es un concepto sino Vida Eterna, Santa Unicidad y Conciencia de Amor de indescriptible e indisoluble Comunión Creadora).

   Observa tus propios pensamientos, ¿de dónde brotan?... Es esencial para tu paz mental erradicar aquellos que son vanos y parciales en su juzgar y comparar, porque lo único que traen de su personalista fuente es impermanencia y frustración, sacrificio y llanto, orgullo, culpa e insensatez, todo por unas pocas migajas de ego inflado que, en su inevitable desinflarse, duele. Estate bien atento, no hagas nada en especial, y contémplate contemplar tu mente... ésta, quedará en silencio y experimentarás de nuevo el recuerdo de la Mente que compartes (compartimos) con Dios, libre de conceptos y de parcialidades, vacía de resentimientos y dudas, llena de gozo, confianza y sosiego íntimo iluminando infinitudes. Así, como señala 'Un Curso de Milagros', comprenderás, con claridad, que "Las ideas no abandonan su fuente". Por eso, si una idea es verdadera, eterna y plena, conserva por siempre su veracidad, eternidad y plenitud; mas si la idea es producto de imaginarias transitoriedades se desvanecerá, como no podía ser de otra manera, en ellas, porque su fuente es ilusoria. 

   No te lastimes con quejas ni te ataques con pertinaces defensas. Confía. Alégrate y mantente alerta en favor de lo eterno, pues en el principio de una idea limitada se encuentra su propio final y en la compleción del pensamiento del Amor vives en la bienaventuranza de lo infinito... Idea de ideas... Luz de luces... Bendición de bendiciones... Regocíjate, la Luz vuelve a la Luz y deshace para siempre oscuridades en su bienaventurado irradiar... Mira miradas con limpia mirada, contempla la contemplación, ve más allá de lo visto acallando tu conceptuar, y verás allende las formas lo magnificente, puro e inefable. Mantente presente de presenciar. Medita. Profundiza con consciencia en la consciencia misma. No imagines imaginar y, sorpresiva e inesperadamente, despertarás de los vanos efectos de la imaginación. Simple: no definas definiéndote y los deseos personales arderán en el fuego de la Verdad, para que sólo quede la Luz clara del Amor Indiviso... verás a mujeres y hombres, a niños, adultos y ancianos, a animales y cosas, a océanos y montañas, a desiertos, urbes y vergeles, a memorias, planes y creencias, a palabras, silencios e intensidades, a enlaces y desenlaces, a distancias, mundos, soles y galaxias, como esencia inseparable de tu propia esencia, una hermosísima comunión eterna de vida plena, al olvidar -cual uno solo- el pertinaz olvido de las memorias divisoras... Olvídate, pues, del olvido de lo esencial recordando lo inmemorial, eterno y santo... Ríete con lo evidente: pensar olvidos garantiza el olvido del propio olvidar lo que se quiere olvidar. 


   No te dividas con tensiones internas ni luchas conceptuales. Apacigua tu ánimo y fluye con la vida manteniendo tu mente en paz y tu corazón rebosante de Amor... Sé feliz por la felicidad misma de ser. No pierdas el sentido del humor, ni en medio del mayor de los dramas, y te verás libre del sufrimiento que atenaza al sueño de la muerte. ¡Aleluya! Regresas a lo pleno desde lo pleno. ¡La muerte no existe! Nunca pudiste alejarte de lo indiviso, salvo en experiencias imaginarias y evasivos juegos separativos que, en su interesado y sensitivo trueque, finalmente trajeron el llanto que decían querer rehuir. Comprende que retornas a la Unicidad del Amor desde el Amor Indiviso que ya eres con todos y con todo... nunca pudiste alejarte de lo inseparable, porque el miedo de lo dividido es un delirio de grandiosidad que quería, inútilmente, resolver su supuesta e imaginaria pequeñez, y en ella, con seguridad, se difuminó para siempre. Ni espermatozoide ni óvulo te condicionan; la carne nunca te separó del espíritu, ya que en su aparecer se encuentra irremediablemente su desaparición y lo que queda, tras las brumas del deshacimiento de las formas en el tiempo, es lo sempiterno, el espíritu que es antes de todo antes y sigue siendo después de todo después... Sé aquí y ahora; no te proyectes hacia un incierto futuro y vivencia la certeza del presente (eres un pensamiento de Dios; vives en la Luz, en la Verdad, en el Cielo). Vas desde Dios hasta Dios... todos somos inseparables del Amor. Ya se encuentra en nuestro interior la infinitud del Ser, puesto que somos uno en Todo Lo Que Es y permanecemos por siempre en Ello, en su perenne flujo Creador, bienaventurado e inmutable; libres de toda caída e ilusión, reales, veraces y en perfecta paz. El resto... es resto y, por tanto, sobra; ya que su fuente es nada... ¡Aleluya! ¡Despierta! Imaginaste separarte de la Luz pero, en verdad, nunca pudiste alejarte de su brillo indiviso. ¡Aleluya! ¡Bendiciones!

KHAAM-EL



Somos felizmente Uno en el Divino Amor de lo eternamente inseparable.
Namasté.

miércoles, 9 de agosto de 2017

DEDICACIÓN ESENCIAL DE ESTE BLOG


   Este Blog está dedicado directamente a ti; sí, a ti, apreciado/a lector/a. Y, decirte, nos conozcamos o no físicamente, que lo que nos une es más real que cualquier perceptiva barrera por nosotros imaginada. Por eso este Blog (Encuentro Interior con la Infinitud del Ser) está dedicado a ti y a todos, puesto que somos inseparables en el Amor de la Divina Unicidad...

   Dedicado a ti, santo prójimo mío, que eres luz creyéndote tinieblas cuando te identificas con el ego.

   Dedicado  a ti que sientes inseguridad, angustia, enfermedad y dolor, cuando sólo la Dicha y la salud del Espíritu son realmente posibles.

   Dedicado a ti que te sientes fragmentado, solo y desamparado en un mundo hostil, cuando eres la Compleción Misma en perenne extensión.

   Dedicado a ti que eres la Vida soñando la incongruente posibilidad de la muerte.

   Dedicado a ti que eres espíritu Puro identificándote erróneamente con un cuerpo y sus límites.

   Dedicado a ti que sientes temor e incertidumbre, cuando en verdad son imposibles si no le das crédito a lo increíble.

   Dedicado a ti que dudas siendo en esencia bienaventurada certeza.

   Dedicado a ti que piensas ser un buscador olvidando que en lo pleno no hay nada que buscar, puesto que nada real y santo puede jamás perderse.

   Dedicado a ti que crees en juicios y condenas en el tiempo, cuando eres la inocencia y la libertad eternas.

   Dedicado a ti que, imaginando cierta la percepción de los limitados sentidos que muestran lo que parece ser, desconfías del ilimitado conocimiento de lo que Es.

   Dedicado a ti que te sientes cansado, desconcertado y abatido por el peso de externas exigencias, cuando en lo profundo ya eres el soberano de tu vida.

   Dedicado a ti que eres sosiego y paz mental imaginado discordias y conflictos que te angustian e inquietan.

   Dedicado a ti que eres el Amor olvidándose de Sí, al creerse separado de su significado al darle sentido al sinsentido del miedo y la desconfianza.

   Dedicado a ti que te sientes aprisionado por el mundo y sus reglas, cuando en esencia siempre serás libre de las ataduras del tiempo.

   Dedicado a ti que crees tener un pasado inexorable junto a un porvenir incierto, cuando eres siempre en el Ahora, impecable y bendito.

   Dedicado a ti que eres lo real fabricando una idea transitoria e ilusoria de sí.

   Dedicado a ti que eres Hijo de Dios aunque al identificare con el ego pienses, increíblemente, que el pecado y el horror son creíbles y naturales.

   Dedicado a ti que no puedes sufrir a pesar de que te empeñes en sostenerlo mediante tu apego al cuerpo y sus efímeras historias.

   Dedicado a ti que piensas en luchar por llegar a ser feliz desde una infelicidad supuesta, cuando eres la Felicidad Misma.

   Dedicado a ti que eres Eterna Sinfonía y no ruido ni opresivo silencio.

   Dedicado a ti que eres grande junto con toda la creación y te experimentas pequeño y temeroso, buscando compensarlo con el absurdo e ineficaz ansia de ser diferente y especial.

   Dedicado a ti que eres eterno, aún cuando sientes que el tiempo te condiciona con su transcurso implacable.

   Dedicado a ti que imaginas ser lo que no eres, pues lo que realmente eres es inseparable de la Perfección Misma.

   Dedicado a ti que moras, ciertamente, en el Cielo y te encuentras soñando la pesadilla del desCielo en esta Tierra inhóspita.

   Dedicado a ti que no eres separado de mí ni de nadie.

   Dedicado a ti que eres uno conmigo en Dios.

   Dedicado a nuestra Voluntad que es indistinta de lo Santo.

   Dedicado a ti que eres en esencia Camino, Verdad y Vida.

   Dedicado a ti... Dedicado al Amor, pues sólo el Amor eternamente Es.

   ¡Bendiciones! DIOS es Amor y todos somos Uno en Su infinito Amor.

KHAAM-EL




Volvamos a la inocencia... a la unión fraterna... 
Dios es Amor...
consecuentemente, en esencia, todos lo somos en/por Él.

martes, 8 de agosto de 2017

CONTEMPLACIÓN PURA DEL SER - VÍDEO

   Bajo este escrito adjunto el vídeo de una charla en la que contemplo la esencia de contemplar bajo la óptica de lo ecuánime e impersonal, para vivenciar la pureza de Ser.
   La manera de ver es primordial para poder comprender claramente qué es la mente, cual es su naturaleza esencial y qué mera ilusión o errónea interpretación. Si te miras a ti mismo y a tu alrededor con verdadera atención, te darás cuenta de que hay un contemplador de uno mismo y del mundo que está incluido en esa misma y única contemplación. Serás consciente, súbitamente, de que la consciencia puede contemplar su propio contemplar e ir, a su vez, más allá de lo percibido; pudiendo verse, con una claridad e inmediatez inimaginables, a sí misma... Plenitud... Despertar... Pureza Infinita... Lo que los sentidos no observan, por sus limitado alcance, la contemplación pura del Ser lo evidencia. Lo permanente y cierto, por tanto, es inalcanzable para lo temporal e ilusorio.
   La consciencia no es datos, teoremas ni erudición; contemplar con imparcialidad lo parcial deshace las falacias surgidas de todas las contradictorias razones del ego y manifiesta, libre y gozosamente, la Razón indivisa de lo santo, eterno y bienaventurado. El alma es sabia cuando no se aferra a lo especial y separativo, a esos pensamientos asociados al cuerpo que nublan el entendimiento puro, ilimitado e inmediato del Ser. Con ellos es imposible tener paz, cuando la paz es lo único realmente posible en este mundo porque la paz es la pureza del ser que te saca del mundo, haciéndote estar en él sin ser de él... cuando uno vive desde ella, con ella, por ella y para ella... esa paz se establece permanentemente y es cuando se está en verdad en la mente meditativa... en la contemplación pura del Ser... en la senda de la realización plena... en el desapego de lo ilusorio para la comunión definitiva con la Divina Unicidad.

KHAAM-EL

  

La plenitud que los sentidos perceptivos no ven, 
la contemplación pura del Ser la constata.

ENSEÑANZA ETERNA *


   *Por algunos problemas con el enlace del blog del escrito del día 6 de agosto, vuelvo a publicarlo hoy. Disculpad las molestias. Un abrazo.

   Hablar por hablar nunca dice nada realmente, al igual que callar por callar tampoco expresa lo veraz ciertamente. Sé consciente de lo que dices o callas, porque lo que expresas o dejas de expresar (el desde dónde brota lo dicho o no dicho) forja, sin la menor duda, tu experiencia vital en desarrollo. Como señala UCDM: "La enseñanza que yace tras lo que dices es lo que te enseña. Enseñar no hace sino reforzar lo que crees acerca de ti mismo". Mantente, pues, atento a tu pensar, con constancia e irreprochable honestidad, y permite que tu palabra te libere liberando, te bendiga bendiciendo, te honre honrando... Sí, medita, entrena tu mente con ahínco, conoce la realidad que refulge tras las apariencias, y, entonces, revélala sin temor ni demora. Expresa lo Divino, la Verdad y la Vida, que trasciende toda frágil idea que pudieras albergar de ti, y lo verás, sin duda, en todo y en todos... Pura Divina Unicidad... Amor eterno... Verdad inmutable... Paz inmensa.


   No te quedes en la agitación y congoja que lo superficial del razonamiento egoico produce; ve más allá de sus angustias y conflictos, de sus culpas e incertidumbres. Vuelve a la inocencia del corazón enamorado de Amar, incluso en medio del mayor de los desamores. No hay mayor certeza que aquella que brota del interior del alma,  de lo más hondo y calmo del pensamiento, de la luz infinita de la Consciencia en Su omniabarcante incondicionalidad. ¡Despierta de tu particular letargo! Ya eres ser siendo siempre en Todo Lo Que Es. Abandona, por tanto, cualquier apego a ilusiones e imaginaciones de personal expectativa. Disuelve al ego no valorándolo ni justificándolo y vivencia, sin velos u obstáculos surgidos del deseo de ser especial, la inefable plenitud del Ser, depositando en Su Sagrada Esencia toda tu atención, confianza y devoción. Sé la clara manifestación de lo no manifiesto, pura encarnación de la Enseñanza Eterna, de esa expresión viva del Amor y la felicidad del espíritu que, al extenderla en un mundo de temor y desdicha, bendecirá tu camino por él; para conducirte, junto con la esencia de todo y de todos, al Cielo. Envaina, consecuentemente, tu espada y despréndete para siempre de tus defensas, ya que tú mismo eres quien fabricas lo que te ataca cuando recelas y te proteges. Permanece ecuánime y contempla el batallar del mundo desde la óptica de lo santo e intemporal y reconocerás su ilusoriedad. Deja de adorar a la muerte y vive en perfecta paz mental. Proclama y declara la Verdad en su indivisa completitud y, aquí y ahora, la vida devendrá ilimitada, trascendiendo los límites que de ti y del mundo habías establecido.  ¡Bendiciones!

KHAAM-EL




La Verdad Es.
No justifiques los opuestos y despertarás del sueño de la muerte.
La Vida Es.

lunes, 7 de agosto de 2017

LA RESPUESTA


Lastrados pensamientos de vergüenza
arrastran a las almas
hasta el lodo más frío y denso
que el ser recuerda.

Seguir el rumbo del ego desvía
al corazón de la senda segura
anegándolo de angustias y miedos,
de rencores, engreimiento y dudas.

Se define al mundo y a uno
por interesado contraste,
sabiendo injusto lo que esto revela:
ser juez y parte no es sabio,
¡es loco!

Y sólo en lo íntimo se halla respuesta
tras múltiples afanes y desastres:
Únicamente lo unido libera.

Cualquier culpa deja el corazón roto
porque todo juicio aplica condena.
Más el perdón, siempre, el Cielo nos abre
con su compartida y firme inocencia.
Sí, el Tao es definitiva respuesta...
amor infinito y paz insondable.

KHAAM-EL




En el flujo natural de la vida
que desde lo más hondo palpita
hallas la indivisa respuesta de plenitud...
Divina Unicidad... Tao... Puro Ser.

domingo, 6 de agosto de 2017

ENSEÑANZA ETERNA


   Hablar por hablar nunca dice nada realmente, al igual que callar por callar tampoco expresa lo veraz ciertamente. Sé consciente de lo que dices o callas, porque lo que expresas o dejas de expresar (el desde dónde brota lo dicho o no dicho) forja, sin la menor duda, tu experiencia vital en desarrollo. Como señala UCDM: "La enseñanza que yace tras lo que dices es lo que te enseña. Enseñar no hace sino reforzar lo que crees acerca de ti mismo". Mantente, pues, atento a tu pensar, con constancia e irreprochable honestidad, y permite que tu palabra te libere liberando, te bendiga bendiciendo, te honre honrando... Sí, medita, entrena tu mente con ahínco, conoce la realidad que refulge tras las apariencias, y, entonces, revélala sin temor ni demora. Expresa lo Divino, la Verdad y la Vida, que trasciende toda frágil idea que pudieras albergar de ti, y lo verás, sin duda, en todo y en todos... Pura Divina Unicidad... Amor eterno... Verdad inmutable... Paz inmensa.


   No te quedes en la agitación y congoja que lo superficial del razonamiento egoico produce; ve más allá de sus angustias y conflictos, de sus culpas e incertidumbres. Vuelve a la inocencia del corazón enamorado de Amar, incluso en medio del mayor de los desamores. No hay mayor certeza que aquella que brota del interior del alma,  de lo más hondo y calmo del pensamiento, de la luz infinita de la Consciencia en Su omniabarcante incondicionalidad. ¡Despierta de tu particular letargo! Ya eres ser siendo siempre en Todo Lo Que Es. Abandona, por tanto, cualquier apego a ilusiones e imaginaciones de personal expectativa. Disuelve al ego no valorándolo ni justificándolo y vivencia, sin velos u obstáculos surgidos del deseo de ser especial, la inefable plenitud del Ser, depositando en Su Sagrada Esencia toda tu atención, confianza y devoción. Sé la clara manifestación de lo no manifiesto, pura encarnación de la Enseñanza Eterna, de esa expresión viva del Amor y la felicidad del espíritu que, al extenderla en un mundo de temor y desdicha, bendecirá tu camino por él; para conducirte, junto con la esencia de todo y de todos, al Cielo. Envaina, consecuentemente, tu espada y despréndete para siempre de tus defensas, ya que tú mismo eres quien fabricas lo que te ataca cuando recelas y te proteges. Permanece ecuánime y contempla el batallar del mundo desde la óptica de lo santo e intemporal y reconocerás su ilusoriedad. Deja de adorar a la muerte y vive en perfecta paz mental. Proclama y declara la Verdad en su indivisa completitud y, aquí y ahora, la vida devendrá ilimitada, trascendiendo los límites que de ti y del mundo habías establecido.  ¡Bendiciones!

KHAAM-EL




La Verdad Es.
No justifiques los opuestos y despertarás del sueño de la muerte.
La Vida Es.

sábado, 5 de agosto de 2017

VIVIR FELIZ - AUDIO

   Adjunto a continuación de este escrito el audio de una charla en la que profundizo en la idea de la felicidad, en esa bienaventuranza esencial que dentro de lo ilusorio, penoso y mortal, nos muestra el camino a lo real, bendito y eterno. 
   Para encontrarle sentido a todo el doloroso sinsentido que en el mundo hallamos, hemos de mantenernos en la dicha connatural del ser. Como señala UCDM, únicamente, al comprobar que el mundo no ofrece nada que en verdad deseemos (pues ir tras sus transitorias alegrías y placeres acarrea, al poco, desazón, hastío y, finalmente, sufrimiento), vemos con claridad que la felicidad es definitiva e interior y nada tiene que ver con lo pasajero y externo, que las manifestaciones temporarias no son más que ilusiones, vanos sueños de especial urdimbre, y que el sueño feliz, del que UCDM nos habla como antesala al despertar de la consciencia, es un darse plena cuenta que un sueño, en su pasajero despliegue, no tiene significado por sí mismo porque la auténtica felicidad se vive en el presente, nunca un hipotético futuro que sólo repite el pasado. Percibir ésto, en toda su ilimitada amplitud, es la percepción verdadera que no se opone a la Verdad y, de manera sencilla, natural e inmediata, trae la paz mental que trasciende todo humano entendimiento, liberándole a uno de cualquier resentimiento, hostilidad o culpa, y colmando al alma de Amor, pureza y perfecta felicidad.

KHAAM-EL


viernes, 4 de agosto de 2017

KHAAM-EL (Reedición)

   Vuelvo a publicar este escrito acerca de un servidor, que publiqué hace ya casi dos años en este mismo blog, para todos aquellos que no lo hallan leído y estén interesados en el porqué de la expresión de unicidad que sostengo, comparto y extiendo en este mundo que tiende a la separación, el especialismo y el conflicto personal, invitando con perseverante constancia a que, por la comprensión profunda de la eternidad e indivisibilidad de la vida que nos bendice, sea definitivamente trascendida la nefasta y dolorosa ilusión de lo separado, al facilitar que cada uno encuentre, libre y voluntariamente, en lo más hondo de sí (cuando se halla cansado de justificarse y de dar tumbos buscando afuera), la infinitud del Ser que es nuestra común esencia de bienaventurada plenitud indivisa.

   Para el mundo mi nombre es Luis y mientras creí en la historia personal que ese nombre representaba en mi vida, tras unos inicios prometedores en cuanto a la obtención de ciertos deseos, ésta (mi vida) fue tornándose, por una espiral de yerros propiciados por la ceguera del miedo que en lo hondo escuchaba y seguía, cada vez más caótica, insustancial e insostenible; bebía mucho, fumaba más, y me evadía en cuanto podía, de un dolor profundo en el alma que me desesperaba. Tal situación me fue llevando a una depresión en la que todo se me volvió oscuro, deprimente, terriblemente angustioso. Todo aquello por lo que Luis se había esforzado se derrumbaba estrepitosamente. No había un solo deseo mundano que finalmente no me hubiese dejado un sabor amargo; ningún mañana me trajo un hoy en el que hallar verdadero reposo; el pasado se convertía en losa que sepultaba el presente; y ninguna distracción aplacaba la profunda pena que me carcomía por dentro. 

   Ante semejante panorama no tenía fuerzas ni para matarme, pues llegado a este punto, para mí carecían de sentido tanto la vida como la muerte. Los días se tornaron absurdos y por las noches mi ánimo desgarrado le clamaba a un Dios, que desdeñaba en mi dolor pero que necesitaba en mi confusión, si existía realmente y qué propósito tenía la vida. Oraba, Rendido y fracasado. Atrapado en un callejón sin salida en el que yo solito me había metido. Reconocí que era responsable de todo mi sufrimiento y que nadie tenía la culpa de nada (ni mi ex mujer, ni mis padres, ni educadores escolares, ni traumas infantiles, ni ancestros, ni astrologías, ni mis trabajos anteriores, ni mi desempleo posterior, ni las políticas gubernamentales, ni la economía mundial, ni ninguna excusa que pudiera inventarme)... 

... Inesperada y milagrosa, en esa rendición completa del alma, la Respuesta llegó. Una fría noche de noviembre de 1.999, Luis se acostó y roto clamó a Dios en su desesperación, como otras noches, y ya no volvió, murió; sí, murió a la carne y nació en el espíritu. No hacía ni cinco minutos que llorando imploraba en profunda plegaria cuando repentinamente una Luz infinita, tierna, cálida, y sin penumbra alguna, inundó una habitación que ya no estaba. No había nada separado de nada, ni un todo definible por la suma de sus partes, pues la idea misma de parte no tenía significado alguno. No había nada ni nadie en particular. Sólo paz... dulce, insondable y plena. Sólo Presencia... Todo Presencia... inconmensurable e incondicional. Sólo Vida... bella, eterna y gozosa. Bienaventuranza indescriptiblemente sagrada y pura... completa bienaventuranza.... la Respuesta de Dios a mi desgarro era lo universal. La brecha entre yo y lo divino era imaginaria. No había ninguna herida que sanar, porque -en última instancia- nunca existió la posibilidad de herirse... el tiempo, al igual que las distancias, se experimentaba como una idea, pequeña e insignificante, que sucede en Mí (sin ego, sin miedo ni deseo), en un ser desconocido para la historia de dolor y separación que en sueños imaginé.

   Por la Gracia, se me hizo evidente, claro y diáfano, que Yo no soy yo...
... Yo Soy la brisa, la calma y la tempestad. Soy el fuego y el agua, el sol, la luna y los astros. Cumbres y valles. Una flor y su fragancia. Las tierras y los lagos.
   Soy música y Soy silencio... comunicación eterna, corazón henchido y senda. Peregrino del alma. Joya y arena.
   Yo Soy el arduo camino del espíritu y también su feliz consumación. La llama incombustible de la Vida. La fuente y su desembocadura.
  Yo Soy la paciente esperanza en la desolación. El feliz e inolvidable recuerdo de lo aparentemente olvidado.
   Alzada hondura insospechada y profunda cúspide del espíritu se manifiestan en mi ámbito inexpresable.
   Soy los extensos océanos, las agrestes cordilleras y los cielos abiertos. No hay frontera que me coarte. Mi pensamiento, libre de personalismos, abarca todas las cosas, todos los seres. Y los Ama... ellos me Aman... somos Amor.
   Soy aire y Soy vacío... átomos, ondas y luz. Vida eterna y conciencia ilimitada.
   Todo lo puedo... mi voluntad unida a lo divino es recia. Tan sólo hay que Amar y todo el universo, toda la creación, se ponen a mi disposición.
   Soy el conocimiento que traspasa cualquier significado. La inmutable presencia mutable. Lo indivisible aparentemente dividido. Lo completo y lo fluido. La danza infinita sin ningún origen definible.
   Soy arroyo, vergel, desierto y cosecha. Césped y nieve. Animal, mineral y vegetal. Nube, trueno, cielo limpio y rayo.
   Yo Soy la transparencia infinita, el espacio sagrado donde suceden las cosas. La Luz sin un atisbo de sombra.
   Soy la Palabra Primigenia y su eco. Una bendición inacabable. Lo creado y lo increado. La causa sin causa.
   Soy unicidad en comunión con el Santo Hálito dador de vida. Plenitud gozosa. Hijo y amigo, amante y amado, madre y padre. Humilde choza y regio palacio... uno contigo y con todos... Todos somos uno en Yo Soy...
... simplemente, Soy.

   Tras semejante experiencia viva, cobraba, por vez primera, auténtico sentido la bíblica frase: "Aquiétate y sabe que Yo Soy"; mientras poco a poco los contornos espacio temporales volvían a hacérseme tangibles. Sobrecogido y humilde, lloré largamente de pura gratitud y dicha. Tras esa certidumbre fuera del tiempo y el espacio, medité durante un rato y se me hizo patente que el propósito de la vida es despertar a esta conciencia universal, y compartirlo y extenderlo a todos aquellos que están cansados y agobiados. Porque dar este regalo nos devuelve eternamente, de nuevo, al Cielo. ¡Despertemos! Sí, despertamos juntos, amigo/a, porque no hay separación posible... Somos el Cielo soñando infiernos en esta tierra... Por la Gracia, tras esa noche oscura, la depresión, el alcoholismo, el tabaquismo y la búsqueda de evasión, habían desaparecido para siempre; había amanecido un nuevo ser (más Yo que yo mismo), el hombre nuevo del Evangelio, que se expresaba a través de un cuerpo; que ya no era visto ni como mi identidad ni como mi hogar, sino como un mero vehículo de expresión para traer el imborrable recuerdo de la Plenitud.

   Tus intereses son los mismos que los míos, santo prójimo; por oscura que parezca tu vida, lo esencial es recordar el Amor que ya eres, que ya somos todos, absolutamente todos, en la Santísima Perfección de Dios. No tengas miedo y confía... ten fe. Rinde tu desconfianza y pide la Verdad por encima de todo... el que pide recibe, el que busca encuentra y al que llama se le abre. ¿Realmente lo has hecho de corazón?¿Confías? ¡No dudes más! Y entrégate en tu noche oscura para que resplandezca la Luz del renacer en tu santo espíritu. Te Amo. Me Amas. Somos Amor. Amén.

KHAAM-EL




Sólo hay Dios... tú eres yo, yo soy tú... nosotros somos en Él.  Todo es Amor. ¡Aleluya!

jueves, 3 de agosto de 2017

LA ALEGRÍA ETERNA BROTA DEL CORAZÓN DEL SER

   Contémplalo todo con una mirada limpia. No busques afuera lo que ya se encuentra en tu interior. Una mente en paz no desea ocultar ni poseer nada en particular, pues es pura en su inquebrantable confianza en la luz bendita que la alienta eternamente; vive con el corazón entregado, sin necesidad de protegerlo ni esconderlo. Por eso, siempre es transparente el corazón amoroso... comparte con dedicación y alegría, bendice desde un saberse bendito. Su latido es tierno y firme a la vez, porque, aunque sólo desea el bien, no lo confunde con zalameras formas de relacionarse, ni se estanca en un punto muerto revestido de edulcorados alegatos que perpetúan el dolor. No te cuentes historias para no confiar. Vive siempre en alegría. En ese espacio virgen y fecundo de tu alma inmortal. Nunca se dirá en demasía: lo que no es plenamente aquí y ahora, no será nunca... escoge, sin más distracciones, la Alegría, ahora y aquí; porque, ahora y aquí, es lo único que realmente existe, sin recelos personales ni ilusorios porvenires. Sé agradecido por su indivisa inmediatez; no vivas fuera de ella, o te entristecerás deambulando por un mundo árido de sacrificios que tras darte unas cuantas migajas de vana satisfacción temporal, al poco, te las quita. No te contentes con tan famélico e insustancial reparto y comprende que lo que no es para siempre no tiene verdadero valor. Deja de ir tras futuros construidos desde pasados de dolor. Perdona todo lo que piensas del pasado y libera el futuro en el presente. Bendice y agradece la pureza de lo intemporal. No llores más. Enjuga tus lágrimas y quédate feliz... todo cambiará para bien sin desvelos por tu parte. Déjate sorprender por el asombroso poder que alberga aquí, el ahora... su inmensidad abarca universos. La calma es inmutable en lo infinito y el ahora, aquí, no tiene límites porque no puede, de ninguna manera, vivirse ni antes ni después, sino que permanece bienaventuradamente eterno sin los pesarosos y torpes juicios de lo egoico.

   Escoge la Alegría, ahora. y, ésta, aquí, será para siempre; ya que ahora es siempre en un ámbito esencial de Plenitud y Vida. La Alegría auténtica es Verdad y el pesar es visto como la mentira agazapada que se escondía en un imaginario rincón cerrado de tu mente abierta. Anchúrate sin restricciones y destapa cualquier los rincón enclaustrado que pueda haber en tu mente. Tienes todo que ganar... nada que perder. Saca a la luz toda tiniebla y... lo tenebroso nunca más asomará su lúgubre ilusoriedad.


   Estate atento al instante que vives. La Alegría Eterna brota del Corazón del Ser y cualquier instante en el tiempo es puerta de inefabilidad y realización. Al fin, toda preocupación ha terminado, todo sufrimiento ha cesado, todo miedo es reconocido como imposible... Ni la enfermedad, la fealdad, la carencia, el desespero, la codicia, el odio, la vergüenza, la vejez o la muerte pueden ya afectarte, porque lo que no tiene fin es antes de cualquier principio. Lo que ha aparecido va a desvanecerse y nunca tuvo, ciertamente, significado; pero, sin duda, la consciencia feliz del ahora ilimitado permanece eternamente. La vida es del espíritu, nunca del cuerpo y su breve tiempo.

   Sal a la luz bendita que hoy siempre refulge inmaculada. No te escondas del Amor en medio del tiempo y sus vanas historias personales. Permanece en lo incondicional. Que ni azucarados trueques ni amargos rencores te distraigan de la Dicha presente. No dudes más. No le des vueltas y vueltas a sopesamientos que te mantienen resentido de tanto enjuiciar. Perdónate y perdona. Escoge la Alegría, ahora, sea cual sea tu aquí... el resto vendrá por añadidura. Dios sólo conoce la Felicidad Infinita. En Él, todos son bienvenidos y bienhallados. Deja que te encuentre, y, por la gracia, tu vida se desplegará de manera natural hasta la plenitud del Ser... que nunca fue afuera, porque no existe nada fuera del Perfecto Amor de la Divina Unicidad.   ¡Bendiciones!

KHAAM-EL




Ahora, aquí, como no podía ser de otra manera, decide ser totalmente feliz.

miércoles, 2 de agosto de 2017

NO PERSEGUIR LOS DESEOS TRAE MUCHO MÁS DE LO QUE PUEDAS DESEAR - AUDIO

   Tras esta breve introducción, adjunto el audio de una charla en la que abordo la cuestión de los deseos como el principal escollo a eludir para encontrar la plenitud anhelada, que ya es inherente a nuestro ser y que sólo parece haberse perdido por ir tras ilusiones personales que terminan por ser la raíz de todo sufrimiento y malestar.
   Cuando uno cree saber lo que le conviene desde una personal sensación de carencia y malestar, ha olvidado lo que realmente necesita: desprenderse de ese impertinente malestar que le impele a ansiar tal o cual cosa, tal o cual relación, tal o cual trabajo, tal o cual situación... Más, en la aparentemente dolorosa situación personal/temporal en la que te encuentras, sí que es cierto que hay algo que necesitas; pero, ese algo, no es nada especial, nada exclusivo, ni ninguna cosa o persona espacio/temporal: necesitas, sencillamente, volver a conectar con la esencia pura que ya eres y que te traerá, de nuevo y de inmediato, muchísimo más de lo que pudieras desear o siquiera llegar a imaginar; devolviéndote, mediante la imparcial consciencia presente, el conocimiento íntimo del Amor como sutil e inquebrantable cohesión con Todo Lo Que es y la acción inegoísta de ello derivada, a la plenitud de la dicha inefable de la vida eterna del Espíritu.

KHAAM-EL


Enlace directo del audio en IVOOX